miércoles, febrero 08, 2012

Llora por El Flaco

Yo estaba en Villa Gesell. Mis primeras vacaciones sola. Me sentía independiente y grande. Acababa de divorciarme de mi primer marido. Tenía 20 años.
Me pasaba los días en la playa, asándome bajo el sol para poder tener la piel como un papiro cuarenta años después. La protección solar no existía pero tampoco existía el agujero de ozono. Me metía en el mar y nadaba hasta que me dolían los brazos. Un día me alejé nadando demasiado o el agua me arrastró, no sé; la cosa es que me encontré muy lejos y ni por putas hacía pie. Nadé con todas mis fuerzas hacia la orilla pero en vez de acercarme me alejaba. Vi que la gente se agrupaba en la playa y levantaba los brazos. Me hundí una vez, dos veces, y me pareció sorprendente que ahogarse fuera tan sencillo. Yo pensaba que era dramático, espantoso, y sin embargo era así de fácil. Vi imágenes que alguna vez había visto pero todas a la vez, superpuestas como papeles de calco: caras conocidas, un colectivo 60, mi papá que sonríe, un árbol, una tormenta, un tanque australiano, una batata hecha a las brasas, los zapatos de ir al colegio, un vestido de piqué blanco bordado con cerezas, un lápiz mitad rojo y mitad azul, sin punta. Cuando me hundí por tercera vez unas manos me agarraron del pelo y me sacaron para arriba. Era un chico de mi edad. Me abrazó por la cintura y nadó con una mano hacia la orilla. Dos tipos venían en un bote a salvarnos. Nos colgamos de la borda. Era hermoso dejarse llevar con las piernas flojas flotando atrás y estar viva. Cuando llegamos a la orilla vomité agua salada varias veces. Nos quedamos como dos horas tendidos en la playa. Se llamaba Marcelo. Ahora debe ser un viejarro como yo, pero entonces era un flaquito precioso. Un poco ansioso y demasiado excitado por haber salvado a una chica, pero igual precioso.
Al día siguiente llegó mi amigo Ernesto. Alguien lo había llevado en un jeep Land Rover destartalado.  Apareció en la playa con una valijita y un disco en la mano. Me apuró para ir al hotel (Caniche se llamaba) porque quería que lo escuchara enseguida. Lo puso en el Winco del lobby (imaginate una época sin MP3 ni CDs, imaginate) y nos sentamos, yo en patas, con las piernas llenas de arena y el pelo mojado. El dibujo del sobre era horrible. Esa cara enferma, el lunar, los agujeros de la nariz, y la nariz larga y roja. Y el pañuelo ese a rayas.
Lo escuchamos todo ese verano y después durante el invierno lo llevé conmigo a todos lados donde hubiera un Winco hasta que el sobre de cartón se gastó y la cara horrible empezó a parecerme familiar y querida. Escribimos las letras en cuadernos, cantamos Laura va en los picnics y a cada rato nos encontrábamos con Del Guercio y con El Flaco en fiestas, de esas inocentes que se hacían entonces, pero ellos no cantaban. Eran más serios que nosotros; hablaban mucho, fumaban y miraban para afuera desde los balcones. Jamás me dieron bola.

26 comentarios:

Vebu dijo...

Gracias por este relato, Ememe. El final me hizo sonreír.

myrna minkoff dijo...

Lo cambié porque me pareció que terminaba sonso. Ahora te va a hacer sonreír más.

Anónimo dijo...

la verdadera historia de muchacha ojos de papel, por favor!!

Tête de P. dijo...

Lindo post Ememe!

Aproveché esta visita para entrar en la parte vieja del blog: realmente estaba muy bueno.

Muchos cariños!

Abrujandra dijo...

:( hermoso

Anónimo dijo...

No voy a leer mas de los 3 primeros renglones!! te divorciaste a los 20 años? a que edad empezaste a fumar a los años? bueno no te va a gustar pero el divorcio el el peor fracaso en la vida, no te recuperas mas, es como el alcohólico, tomo muy bien peo cuando viene algun invitado asi 15 min. antes ...todos acuerdan no le pregunten por la bebida el sufrió mucho, tengamos cuidado vos marcelo ofrecele agua siempre ...!!! lo mismo con el matrimonio....

Anónimo dijo...

cont/ el año que viene cumplo 20 años pero de casado jaja, felicitame!!!

PD/ enmienda,
donde dice: a que edad empezaste a fumar a los años?


debe decir: a que edad empezaste a fumar a los 2 años?

besos linda

Lucía Joy dijo...

muy bueno el blog! acá retomo el comentario de Anónimo...sé que no es lo principal del relato pero para alguien de 23 años hoy en día es impactante (comprenderás también que no podría tener jamás la misma relación que vos con Spinetta, asique lo veo desde otro lugar)...20 años y divorciada!!! tremendo...y hoy en día el 90% de la población tiene pánico al compromiso pareciera jaja

en fin, muy bueno, te agrego a mi lista de blogs frecuentados

Maria Marta dijo...

Sabés qué me gustaría? Un libro con tus recuerdos de los 60, ilustrado con tus acuarelas

Anónimo dijo...

a mi también.

maría dijo...

un diario con tus acuarelas!

Anónimo dijo...

off topic

pregunta a la doc:

vos dirías que todos los calcarea carbónica son pavos?

digo por eso que dice de la imbecilidad.

soy un poco pescado, pero tanto como imbécil!

myrna minkoff dijo...

Pequeño calcárea,
si tenés a mano un libro de materia médica homeopática (asi se llaman los libros de lo que vendría a ser la farmacología en homeopatía), fijate que de prácticamente todos los remedios dice que pueden ser idiotas, violadores, asesinos, mentirosos, violentos, incapaces de pensar y otras cosas feas. Eso no quiere decir que si el remedio de uno es mercurius, por ejemplo, es o va a ser un asesino serial, sino que eventualmente, bajo ciertas condiciones personales y sociales, un mercurius tiene la posibilidad de rayarse para ese lado más que para otro. En esas descripciones de características y síntomas se abarca todo, desde lo más común y normal hasta lo más bizarro y patológico.
Volviendo a calcárea, es verdad que pueden ser personas tranquilas, lentas tanto mental como físicamente, gorditas, blandas, temerosas, friolentas, pero eso es estadísticamente más probable, porque existen calcáreas flacos, rápidos y vivarachos.
El problema de tratar de entender la homeopatía hurgueteando en internet o en libros técnicos es que sólo se entiende lo superficial, la síntesis, el esquema que se utiliza para que sea más didáctico. La realidad tiene poquísimo que ver con esa visión reduccionista.
Quedate tranquilo: seguramente sos un pescado pero no un idiota.

Anónimo dijo...

gracias doc!

Anónimo dijo...

hola ememe
que lindo post!!
te envidio al loco ese que dice las frekeadas.
me gustaria que vayas a mi blox laflojitadegatillo.blogspot.com y me dediques una buena parrafada..bien cargadita!!
a ver si metemos unas birras Ememe que viene la primavera para esa florcitas!!

cariños
a

Anónimo dijo...

vuelveeeee... nadie ocupará tu lugaaar

Mariana Viñas dijo...

hola, vos sos la persona que escribio los relatos/cuentos de "Secuelas"? pregunto porque el nombre no coincide, aunque sí el blog. Gracias
Mariana (tansolomariana@gmail.com)

Anónimo dijo...

querida, sé que podés ayudarme. cómo carancho limpio el vidrio sucio de las botellas que meto con agua en la heladera?
un beso grande y limpio.

Anónimo dijo...

me mueeero de ganas de que muestres lo que estás haciendo.

inés dijo...

Hola! Cuál es el nuebo blog! No lo puedo ver!

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!!!

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!!!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Cosima dijo...

Te extraño! estás escribiendo en algún lado?