domingo, junio 08, 2008


A esta oficina todos entran mansitos. Lo malo es en la otra, en las involuntarias, donde la gente entra llevada entre cuatro y resistiéndose hasta el último momento.

1 comentario:

Señorita Angelita dijo...

que imagen la de las cremaciones involuntarias...
Te quiero Eme.