martes, diciembre 30, 2008

Mi año nueve

Vieron que a cada rato hago copy and paste y subo spams absurdos? Les pongo la etiqueta Botellas al mar y listo, quedan bonitos pero es como tirarle pasto seco a un caballo mientras no lo llevás a un potrero con pasto fresco. Hace mucho tiempo que no subo posts lindos y me siento en falta. Pienso muchas veces en todas las personas que nos conocemos aquí y me hace sentir horrible no escribir más, borrarme, desaparecer. Es como cuando alguien te larga y se abre delante de los días que vienen ese túnel largo que los analistas llaman vacío sádico.

Lo que pasa es que me pasan muchas cosas, todas buenas pero todas más urgentes que sentarme a postear. Yo hago una síntesis y ustedes se lo imaginan.
 
Creo que me poseyó el espíritu de fin de año, eso de hacer un balance benévolo con uno mismo y una lista de propósitos para ser un poco menos hijo de puta o menos boludo el año siguiente. Yo no hago eso concientemente pero tal vez lo hago sin darme cuenta. Cuando cumplo años sí lo hago, y últimamente estoy cumpliendo unas cifras de esas que si no sos un botarate te obligan a reflexionar sobre lo que hiciste hasta ahora y lo que te queda por hacer en esos no más de 20 años que te quedan. 

A mí me encanta todo eso de las fiestas y me cago en los vinagres que las odian. No sé en abril o mayo, pero en junio seguro que ya estoy esperando que sea Navidad. Me paso todo noviembre y diciembre preparando la Nochebuena, pensando qué sorpresa le puedo dar a tal persona, qué desea otra, qué mantel voy a poner, quiénes van a venir, qué figuritas victorianas voy a colgar este año y eso.

Este año leí en Radar unas opiniones recancheras de gente seleccionada entre lo más cool de Buenos Aires. Todos contaban por qué no les simpatiza o les es indiferente Papanuel. A uno porque acá hace calor y no frío como en los países nórdicos y en consecuencia el pino y las nueces son una trasculturación demasiado abrigada; a otro porque tiene que reunirse con la familia a la que odia; a otro porque le trae malos recuerdos de su infancia de mierda y a todos en general por eso del consumismo que ya sabemos que está remal visto. A mí me chupa un huevo todo eso. Yo hice una comida maravillosa, ecuménica, y éramos montones sumando ex maridos, ex mujeres, hijos de amigos, amigos de amigos, muchos desahuciados y solitarios. Hablamos horas, nos reímos, nos abrazamos, nos reencontramos, morfamos pantagruélicamente peceto con salsa de queso, pechuguitas de posho con chutneys, salmón con sésamo, taboulé, hummus, papas con perejil y crema y de postre un montonazo de cerezas con yelo. Ah, y después morfamos turrones españoles y una tarta de almendras. Todo como para salir después a la nieve, volverse en trineo a la casa y no sentir tanto el frío. Entre los invitados había tres nenes que cuando vieron el arbolito iluminado y rodeado de paquetes maravillosos saltaban y rebotaban de nervios, de felicidad y de sorpresa. Había otro nene pero tan chiquito que no se enteró de nada: dormía en su moisés sobre dos sillas, indiferente al quilombo que lo rodeaba. Era mi nieto Lucio que estaba viviendo su primera Navidad bajo el imperio de la cultura Heidi que su abuela cultiva con mano férrea. A las 12 todo alrededor empezó a explotar de cuetes y de fuegos artificiales y salimos al balcón a mirar. En ese momento siempre me imagino que mientras todos creemos que son bengalas y cañitas, están haciendo explotar bombas por toda la ciudad, pero no digo nada porque me dirían aguafiestas. También pienso otras cosas horribles: en toda la gente que está internada y oye todo desde la cama del hospital, en los que viven en la calle y ven el jolgorio desde afuera, en los que están presos y lo ven desde adentro, en las personas que están solas, en las que piensan en personas queridas que no están más y en la gente que en días así estuvo encerrada, aislada de su familia y esperando que la mataran. Pero juro que tampoco digo nada de eso y ni siquiera se me nota.

Después de la Nochebuena propiamente bicha cayó un amigo y les ofreció merca con un tubito a todos los presentes, sin saltearse a mi mamá de 90 años y a una señora soltera de 65 años que hasta ese momento creía que la Cindor caliente era lo más fuerte que uno podía mandarse al coleto. Mi mamá no aceptó, debo aclarar para que su nombre quede a salvo.

Además de preparar la Navidad durante todo dicembre estuve haciendo toallas para los bebes (Lucio y Teodoro, el que va  nacer en marzo). Compré un montonazo de género de toalla blanco, buenísimo, y corté toallas grandes y chicas, les puse bies alrededor y les pegué unas letras de género liberty enormes: unas L y unas T medio mariconas de florcitas azules y lilas. 
También estuve preparando las cosas que la nena V., la última que nos quedaba en casa, se va a llevar en enero, cuando se mude a vivir sola. Y en un mueble enorme que hice hacer en la cocina ordené toda la vajilla y agregué un juego entero bellísimo antiguo que me regaló mi amiga M.E., porque se va a Italia y un montón de copas y vasos que me regaló mi amiga G.F. de la casa de sus papás, que se murieron este año. O sea que mi casa, en lugar de ir achicándose como pasa con los nidos vacíos, se está llenando de más cosas lindas, como soperas, fuentes térmicas, copas polacas y tazas de loza craquelé con borde dorado. 
También tuvimos que comprar algo de infraestructura bebal: un objeto que se llama huevito, (que cuando mis chicos eran chicos se llamaba bebesit), para sentar a los bebes. Ahora son de mejor diseño y es más difícil que el bebe se desnuque si patalea sobre la mesa. Después tuvimos que comprar un coche para llevar bebes acostados y sentados y un moisés para que duerman horizontales. Digo que tuvimos porque por suerte nos prestan bastante a nuestro primer nieto. Un día para poder salir, otro para poder dormir un rato a la tarde, otro para ir a una reunión, asi de a cachitos nos lo dan y aprovechamos para olerlo a piacere, para acariciarle el lomito, que es muy peludo, y el culito que todavía es triangular como el de una hormiga. Un día a la mañana estaba por salir a correr y me llaman y me preguntan con voz trémula de sueño "Podrías buscarlo y llevártelo hasta la próxima teta para poder dormir un rato?". Imaginate: apunté las zapatillas para allá y me lo llevé conmigo a caminar dos horas. Me senté en una plaza (de las que ya había investigado para elegir las más lindas y menos cagadas por los perros) y lo acaricié y lo olisqueé como al mejor ramito de jazmines y el tipito estaba relajado, feliz, mirando la copa de los árboles y de repente pasó algo increíble: me clava los ojitos y ME SONRÍE. Eso si que no se lo pueden imaginar. El área visual de su cerebrito empezó a registrar imágenes, en el radar apareció la cara de su abuela y va y le sonríe. Qué hace que esa almita tan recién nacida registre el amor? Cómo puede ser que ese animalito que no sabe nada de nada reaccione por reflejo a la sonrisa con una sonrisa? Me morí. 

Bueno, eso me ocupa todos los ratitos que me dejan libres los pacientes (que son muchos, muy queridos y muy presentes), todo lo que estoy escribiendo, las clases que tengo que dar y las que tomo: dibujo y alemán. Pero además estoy juntando pedazos de madera para fabricar autos y trenes y pensando cómo voy a fabricar títeres con papel maché y géneros lindos.

-En el cuarto que V. deja libre qué vamos a hacer? -le pregunto a mi chico, que siempre se caracterizó por su sensatez y por su austera estética anti-alpina que equilibra mi tendencia a la exhuberancia. 

-Un cuarto para nietos, obvio -me contesta.
 
Eso me dió via libre para imaginarme el cuarto de nietos más alucinante del mundo, fijate: un fouton para que un grande pueda desmayarse ahí mientras ellos juegan, pero además una cuna plegable, una gran alfombra mullida hecha por mí, juguetes en los estantes, un teatrito,una mesa para dibujar, cortinas nuevas para que el sol se filtre.

Pero todavía no les dí la noticia más grande, la que me tiene loca, la que me provoca unos insomnios excitados y acelerados hasta que amanece. Agarrate de lo que puedas.


ESPERO CUATRO NIETOS MAS.


Uno en marzo. 
Uno en agosto. 
Y dos juntos más también en agosto.

Ahora arreglate con el shock.






  



19 comentarios:

La campeona de nado dijo...

Qué lindo post escrito de una manera que ermite imaginarse todo, haste sentir olores ricos de comidas y nuquita de bebé.
Si en mi familia (y supongo que en la de todos esos odiadores de navidad y santa) festejaran noche buena con tanto amor y dedicación la amaría a pesar de no ser católica, porque tendría otro significado. Pero no es el caso.
Cuatro nietos más!!! qué hermoso, la niña V. va a ser madre?
el cuarto de los nietos suena maravilloso. Mi abuela me dejaba hacer cosas que en mi casa no, y aunque sean por ejemplo, abrir su placard y sacar su ropa y olerla o sacar todos los "taper" y jugar a utilísima con espuma que hacía las veces de "prepareciones" son de los recuerdos más lindos que tengo y la frase que me decia "no importa mijita, juegue, después se ordena".
lucio es realmente hermoso, yo le sacaría fotos todo el tiempo!
FELIZ AÑO NUEVO!!!

EmmaPeel dijo...

Hay que comprar urgente un 1114 para sacar a pasear a lo bepis


congrats y mas congrats!

Fiona Pertutti dijo...

Ud se ha olvidado de algo super importante señora abuela para el cuarto de los nietos , libritos muchos pero muchos libros, que irán creciendo con ellos, los libritos de la infancia de los papás ,los artesanales de ferias, los de las librerias de usados y los nuevos de colores brillantes, de nuevos materiales, con ruiditos, con figuras que aparecen y desaparecen, lindos , lindos libritos

Besos

myrna minkoff dijo...

Fiona,

claro que libros! En un viejo post hace años subí una foto de la biblioteca para nietos que vengo preparando desde hace muchos años. Está repleta de libros masticados por mis tres hijos y de otros que fui juntando. Además ya fabriqué cuatro libros de género in cre í bles, que un día subiré para que vean. Son libros masticables, para chupetear y que se lavan en lavarropas cuando están demasiado babeados. Es verdad, no lo había pensado: la biblioteca de nietos que hasta ahora tuvo un estante en una de las bibliotecas generales ahora puede pasar a ocupar su lugar en el cuarto de nietos.
Qué placer va a ser armar ese lugar!

vebu dijo...

Felicidades, ex no-abuela! Me alegré mucho con este post. También extrañaba tus posts lindos, pero más que nada por la noticia. Cinco nietos la Navidad que viene! Woohoo!
Besos

lou dijo...

qué lindo, todos primos seguiditos van a ser!! FELICITACIONES!!!
te vas a morir de amor.

tomate un cafecito en el Bacacay en mi nombre.

Anónimo dijo...

Me emocionó leer este post... Gracias por volver!! Te extrañábamos!!!!
FELICITACIONES X EL ABUELAZGO X 4!!!!!!!
Z.-

Marie dijo...

me hacés acordar a mi mamá, ella también hace un descontrol de la navidad (no así del año nuevo que no le gusta ni medio)
me siento en falta, debería darle un nieto YA

Anónimo dijo...

¡¡Felicitaciones Ememe!! pasarán a ser familia numerosa, llena de huevitos, pañales, y toda la nueva parafernlia bebenil. Yo ya soy parte de ese mundo con Manuel.
Raku

Anónimo dijo...

qué lindo leer un post que nos devuelva el espíritu navideño y no sea como los demás de moustro gruñón.
guau cuánto niño qué bien la vas a pasar!
un beso grandote
anaf.

Abrujandra dijo...

Ah pero era cierto lo de la aceitunas entonces.

Anónimo dijo...

Teodoro!
No podés!
despues te burlas de las sugerencias que te hacemos los anonimos con nombres para bebes, que son de campo, que esto y lo otro.
Pero, por favor!
Teodoro!?!?
Pobre criatura....

myrna minkoff dijo...

Anonimskas,
no me culpes a mí! Yo soy sólo la abuela y las abuelas no sugerimos nombres. Nos limitamos a sonreír beatíficamente por igual ante el nombre Martín que ante el nombre Norberto Osvaldo Johnattan.
Igual me animé a murmurar que los chicos son malos y lo van a volver loco durante los 11 años de colegio diciéndole "te tiro al inodoro". Entonces todos empezaron a proponer nombres peores: Arturo para que le digan "sorete duro" o Armando para que le digan "sorete blando". Nombres sin rima y sin significados atroces no tienen gracia, creo.
Igual, aunque te rompas buscando nombre neutros la crueldad infantil es muy creativa y logra agravios como "por el culo te la dan" para un nombre tan inocente como Juan. Y con los apellidos no te la cuento.

myrna minkoff dijo...

emma,

qué es un 114? Una clase de auto?

Abrujandra dijo...

Me refiero a lo de las aceitunas y los nietos, que sale uno y salen todos.

jb dijo...

felicitaciones MM, ojalá pudiera tomarme la vida con al menos un poco de la alegría con la que te la tomás vos. la explosión demográfica es un hecho y tu abuelidad lo dice todo.
besos y feliz año lleno de bebitos.

EmmaPeel dijo...

El 1114 es un camión mecha benz que sirvió de base para los primeros bondis


(bueh en extremadura las líneas que arrancan con 500 todavia los tienen)

Cosima dijo...

Seguís siendo la mejor y más entrañable blogger MM.

Besos y felicitaciones a la potencia de 4!!

FlorA dijo...

que bueno que volvió, pero igual yo no estaba entonces no lo noté sino me moría de la bronca, como me pasa cuando vengo y está el mismo post.

Qué pintorezca es su vida (no me canso de decirlo), en el blog al menos, quisiera que la mía lo fuera un poquito parecida al menos en el blog.

Cuando le contaba a mi chico de este blog y de usted, le refería el tema del abuelazgo trunco que tenía, y decía "que lindo sería tener una abuela así", ahora siento eso mucho más...

Puedo ser su nieta MM? un tiempito aunque sea... me muero por el cuarto de nietos...

Mi mamá está guardando libros para su nietos, igual yo lejos de tener hijos ando todavía...

Bueno, dejo mi pedido planteado...

saludos

FlorA