lunes, marzo 21, 2011

Cuál es el concepto del arte conceptual?

El problema es que en general no hay ningún concepto, salvo mostrar una idea divagante o una visión hipnopómpica (te cagué con la palabra, confesalo) en un lugar cool donde tus amigos y cuatro críticos toman unos traguitos de mala calidad, estrategia de marketing de una bodega.
La ausencia de concepto del arte conceptual llega a veces a extremos que te dejan patitieso. Hace unos años, la muestra consistía en que elegías un texto de entre varios, arrancabas un papelito como los que pegan los paseaperros en los postes, hacías una cola y te daban una fotocopia de ese texto. Como esto ocurría en la Argentina, la fotocopiadora no tenía tinta, asi que te derivaban a una casa de apuntes cerca de la facultad de filosofía, donde varios días después tenías que entregar el papelito para que te la dieran gratis. Los artistas creían que el concepto era elegir el texto y hacer la cola para obtener tu fotocopia, pero a mí me pareció un gran concepto que no tuvieran guita para comprar un cartucho de tinta y tuvieras que hacer otra cola frente a una fotocopiadora que nada tenía que ver con los artistas ni con el arte.
Aquí ha llegado el momento de que confiese algo (la onda mirá cómo salgo del water closet y exhibo mi intimidad ha llegado a lamber también estas viejas orillas): tengo una sobrina y un yerno artistas conceptuales. Lo que sería la sobrina vive en Nueva York, tiene una galería de arte y en este mismo momento está haciendo una muestra que consiste en mostrar que tiene una galería de arte. En un gran salón vacío se exhiben unos papeles que la galería intercambió con una artista brasileña para invitarla a exponer. Eso es todo. Creo que había además un intento forzado de explicar que todo eso estaba por fuera del capitalismo, porque el ingrediente me cago en el capitalismo es fundamental para ser un artista respetado dentro del capitalismo. A la vernissage fueron todos los modernos de Nueva York, la prensa especializada y decenas de celebrities, miraron los papeles, se copetearon la promoción de la bodega y chau picho.
Mi yerno artista conceptual es otra cosa. Me gusta lo que hace. Agarra una línea de pensamiento, la desarrolla, imagina a partir de ahí consecuencias probables, elabora objetos que tienen que ver con eso, cosas originales que funcionan o cosas gráficas atractivas y graciosas, textos inteligentes que aunque parecen dispersos llegan al concepto por un lado inesperado. Todo lo que hace es lindo y está bien hecho.
Una de sus obras se llama La Esquina Indicada. Te espera en un lugar determinado y te lleva en un auto a dar una vuelta de media hora -todo perfectamente pautado, como una coreografía-  escuchando con auriculares un programa de radio que creó y montó. En el trayecto el audio te explica cosas desconocidas de lugares por los que vas pasando, como en una clase de conocimiento urbano, y aparte hay textos bonitos, músicas cantadas y traducidas en simultáneo por una voz maravillosa, un reportaje a Mariano Blatt que lee un poema precioso, propuestas tecnológicas bizarras, y al fin te bajás y te quedan repicando en la cabeza posibilidades de reproducir y ampliar eso mismo que antes nunca se te hubieran ocurrido.
Me parece que eso sí es arte y es conceptual. Pero garchas como una del Moma del año pasado, que era una filmación eternamente larga y aburrida de calles de Manhattan que pretendía transmitir algo así como "El arte no sólo está en las galerías de arte. Todos podemos hacer arte sin depender de las galerías de arte del capitalismo", dejame de joder, no es arte ni es conceptual. Andá a laburar.

13 comentarios:

m. dijo...

Qué feliz me hace que hayas vuelto.

Anónimo dijo...

Estoy tan contenta por leerte otra vez!!! Ni te lo imaginás...

Vicky

ke dijo...

De acuerdo. Yo insisto en que la obra se explica sola. O, debería.
Saludos

Tommy Barban dijo...

El sábado pasado esperé en la esquina indicada con dos amigas (yo había cantado el asiento del medio) pero el taxi se descompuso y no llegó nunca. En un momento de la espera pensé "y si la obra es esto? la espera y la espera y la espera..." Ya arreglé para reincidir más adelante.

myrna minkoff dijo...

Tommy,
no es un taxi. Es un auto viejo recauchutado en una forma preciosa, con una instalación de audio casera pero impecable.

Anónimo dijo...

myrnita: que bueno/cagada que volvistessssssssssssssssss
Abrazos

Marta Sorhobigarat dijo...

Es la idea por sobre el objeto y el material empleado.
Generalmente el arte conceptual no me conmueve y no llego muchas veces a entender lo que quiso decir el artista...tu papá tenía mucha razón.

Anónimo dijo...

este diseño minimalista es el que mejor le queda a tu blog.

y lo del español es un gesto de amabilidad invaluable.

Anónimo dijo...

escribis con mucha gracia me copo

la señora bibiloni dijo...

Si el arte conceptual es "la idea por sobre el objeto y el material empleado", ¿será entondes que hay ideas brillantes e ideas pedorras? No sé, por las dudas, para moderno lo clásico.

Soñé con tu blog: un comentarista te criticaba por haberte vendido al capitalismo y trabajar ahora como azafata/médica de vuelo (?) en Air France.

Anahí Lazzaroni dijo...

Una azafata médica es el sueño de todos los viajeros hipocondríacos.

Duchamp dijo...

Tenés un yerno "artista conceptual"? Dejate de joder, en mi barrio a eso se le llama remisero.

Abrujandra dijo...

Queridísima Ememe bienvenida al bló nuevamente, acá se la piensa siempre.
Mis amigos Los Curupisos de Posadas empezaron a tomar vino desde que tuvieron que hacerse asiduos a ciertas muestras de arte: "Es la única manera de tragarte algunas porquerías".
Miles de millones de besos.