lunes, marzo 14, 2011

qué garcha lo de Japón

No sólo porque los viste correr delante de la ola y te pareció que no gritaban porque el video no tiene audio, no sólo porque el mar se tragó sus casitas y revolcó sus autos, sus sillones y sus sartenes, no sólo porque salían corriendo de los trenes y los bondis sólo para ser devorados por el agua salada que ya era barro, no sólo porque miles de esas delicadas mujeres con sus miles de adorables bebitos de cabeza chata fueron arrastradas y golpeadas contra paredes y suelos hasta morir, no sólo por eso. También por las fisuras en las centrales atómicas que dejan escapar radiactividad que transformará a los sobrevivientes en cadáveres ambulantes, en personas con fecha de vencimiento inamovible, en nenes con obsolescencia programada. Sobre todo porque esas pestes flotarán en el espacio y caerán como un polvo invisible sobre todos nosotros, japoneses y occidentales, dentro de 50, de 60 años, y harán que tus hijos y mis nietos tengan leucemias, linfomas, cánceres de tiroides y del sistema nervioso central cuando ya nadie recuerde el accidente termonuclear producido por el terremoto de 2011.
Mi hijo Juan lava los platos en Arrecifes, yo tomo una copa de vino y hablamos de eso. Coherente con la visión que siempre tuvo de todas las cosas argumenta mientras frota una olla en la que hice una salsa de aceitunas negras y hongos de pino y dice que ta todo bien, que no hay nada que hacer, que no hay que calentarse y al final dice que nacer o no nacer sé igual, que si no nacés podés vivir igual en un plano electromagnético, sin las limitaciones estrictas que sufrimos los que ya nacimos. Para una conciencia, vivir en forma de materia es algo inconcebible, termina diciendo. La materia es algo demasiado tosco para algo tan delicado como un espíritu, dice mientras sacude las migas del mantel.

14 comentarios:

Tommy Barban dijo...

Tener hijos que nos resultan absolutamente incomprensibles es fabuloso; para amor barato están los nietos.

FlorA dijo...

Qué terrible forma de pensarlo!

Saludos


p.s.: soñé que había usted escrito nuevamente acá...

marce dijo...

che, tiene razón el pibe

Anónimo dijo...

tiene miedo.

cariños
a

Carolina dijo...

si, coincido es una defensa ante algo tan espantoso. Está cagado hasta las patas como todos nosotros

Juan dijo...

La vieja me malinterpreta. Dije que traer niños al mundo es una cagada, que mejor dejarlos viviendo en un plano electromagnético porque la materia es demasiado tosca y se rompe.

Anónimo dijo...

lo mejor es que se cague todos de un tiro y solucionan el problema!

myrna minkoff dijo...

En estos casos siempre aparece un pelotudo que dice lo que dijo el Anonimni de las 3.53.

Anónimo dijo...

myrna corazón,

en cualquier caso, bueno o malo, siempre aparece un pelotudo!

inevitable como la materia misma para el ser humano, todo atrapadito en su cuerpo.

myrna minkoff dijo...

Imaginate que hubiera dejado a Juan flotando en su magma electromagnético. Yo no hubiera sido la que soy y él ni siquiera hubiera sido. Todo lo que nos hubiéramos perdido los dos, salamín!

myrna minkoff dijo...

vieron que cambié el diseño y el idioma?

Anónimo dijo...

bueno, pero volvé! ahora que todos vamos a estar enfermos te queremos cerca.

la señora bibiloni dijo...

Tanto cinchar, tanto cinchar, para que despues te salgan hablando de los planos electromagnéticos. La maternidad es muy ingrata.
Un gusto verte por acá, pero posteá más seguido porque te extraño.

lucía dijo...

dios, mm, tu hijo ha dicho la cosa más hermosa y sensata que he oído desde que empezó esta cosa horrible...