miércoles, enero 02, 2008


Cosas horribles que en Montevideo no hay:

1. Carteles de publicidad por todas partes obstruyendo la vista.
2. Edificios interpuestos entre la gente y el mar/río.
3. Carritos de venta ambulante de morfi.
4. En consecuencia, papeles de morfi por el piso.
5. Sorullos de perro en las veredas. Muuuuy de vez en cuando encontrás uno, pero lo salteás fácil porque es uno cada tres cuadras.

13 comentarios:

Fulvio Jácher dijo...

A mi los carritos de venta ambulante de comidad me gustan.
Soy adicto al sánguche de mondiola.

ememe dijo...

a mí también me encantan los carritos de morfi. No puedo decirle que no a un pancho callejero con mucha mostaza. Acá hay algunos pero no cinco cada 100 metros como en Buenos Aires. Eso da una cantidad de mugre infinitamente menor, menos polución visual, menos moscas y menos olor a chipodri en la calle.
La mondiola y el salame también me encantan. La mortadela no porque me me da impresión: la hacen con caballo y siempre tengo miedo de estar comiéndome a Mimoso.

ememe dijo...

mmmm, me hiciste pensar en un sanguche de mondiola!
Hoy tengo que ir al super. Voy a traer mondiola y un camembert.

Fulvio Jácher dijo...

Yo despedí el año con tapas españolas, siempre bienvenidas a la hora de empinar vermuses.
Tres variedades, una de ellas con berenjenas y camembert.
Todo perfecto, tan perfecto que culminó en papelón.

el clú de la trolez dijo...

fulvio, querido, deje el menú para otro día

lo único que nos importa es el papelón, cuente!

ememe dijo...

le tocó el culo a una prima

Fulvio Jácher dijo...

No era prima.

el clú de la trolez dijo...

era primo

fersebal dijo...

Buenos Aires le da la espalda el río... una pena.

Fulvio Jácher dijo...

Tampoco.
Era buena moza.

ab dijo...

Mr. Fulvio, quiso pedir mais uma y le tocó el culo a la moza??

ememe dijo...

vamos, fulvio, no nos deje con las ganas. Era culo o teta? Fue en los hechos o de palabra nomás? Era pariente? Era monja?

Fulvio Jácher dijo...

Era la mismísima hermana de Tony Camo, una verdadera hipnotizadora.
Hasta ese momento ya había empinado cerveza, fernet, gin tonic, champagne, cerveza y shots de tequila ( en ese orden ).
Claro está que tenía una mamúa providencial y cuando la vi, tres sirenas fuera de foco que eran todo redondez, la cosa se me fue de las manos.
Me alcanzó un Margarita, lo bebí de un saque y expresé con las manos aquello que no podía manifestar con mi resbalosa dicción.
Por suerte apareció mi amigo Kadhafi y me guió a otra fiesta de la que nada recuerdo.