sábado, diciembre 29, 2007

Montevideo


La rutina es así: dormimos como chanchos, nos despertamos justo para bañarnos y bajar al comedor a tomar un desayuno pantagruélico (included) con huevos revueltos, jamón, quesos y pancitos ricos que nos deja pipón pipón hasta las 4 de la tarde. A veces voy a Disco en el subsuelo de Punta Cajetas a renovar el stock de cerezas, jamón y queso, que son el tentempié de todo el día. Escribimos y leemos toda la tarde pero a veces nos vence la fiaca y dormimos una siesta. Cuando baja el sol salimos a caminar una hora y media o dos por el golf, por la costanera o por la ciudad vieja. Hay un olor delicioso a leña por todas partes, pero al volver también nos encanta el olor artificial del lobby del hotel. Respiramos hondo para llenarnos de ese aire helado y falso y volvemos a sumergirnos en el silencio maravilloso de nuestra habitación. Ayer nos aventuramos caminando hasta el centro por la ciudad vieja. Fuimos al museo Torres García y a la salida fuimos al café Bacacay que yo hubiera querido que se llamara Bakakai, frente al Teatro Solís. Alli tomamos unas Patricias, la cerveija preferida de Emma Peel, y nos encontramos con nuestros amigos uruguayos A. y A. Ellos nos llevaron a una pizzería donde se come fainá superfinita, la faina del borde, la llaman los natives.

3 comentarios:

Lou dijo...

El Bacacay era mi preferido para acordarme por las mañanas; por las tardes, el Brasilero.
Eso fue el verano pasado.

EmmaPeel dijo...

Ay qué lindo que la esten pasando lindo (bien por las patricias)

en la ciudad vieja, cuando vas al mercado del puerto (ese viste que está lleno de puestitos de comidas) al ladito de la entrada lateral hay un bar de viejo maravilloso, pídanse un vermú y sacale fotos a todos los deformes que como yo se sienten ahi como en casa

meki dijo...

Quiero fainá del borde! Ay, ahora me antojé con fainá del borde!

Ememe hermosa, que lo pasen divino, que arranquen el año con el pie derecho y con la mejor de las ondas.
En mi balance del 2007, conocer a esta tribu de VSLT está entre mis mayores alegrías, así que brindaré por ustedes a las doce!