miércoles, marzo 05, 2008

Una más sobre mi Gaudí












Y después no jodan más.
Tenía la intención de seguir en orden la lista de cosas que hice mientras no escribía en el block, pero ya se me desordenó. Por ejemplo, esta intromisión del mural no tenía que estar entre los puntos de la lista, pero Raku me pidió, me pidió como una niña que quiere que le compren ya un chupetín y yo, que tengo el no difícil, suspendo todo, olvido mi propósito de ser ordenada y me pongo a boludear acerca del mural. Igual, ya había roto la secuencia con la luna-provoleta, la raqueta eléctrica y al fin me olvidé de por dónde iba.
Acá subo imágenes en primer plano de detalles para que vean qué divinidad son algunas partecitas y para que puedan ver mejor cómo se hace (y cómo no se hace, porque hay algunas cosas que salieron como el toor, todo hay que decirlo).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ememe reina nórdica, típica madre canceriana, sabia que no me fallarias. Al costado de la jirafa está Alonso?
Raku

ememe dijo...

Sí, queria ser Alonso en el hombro de la jirafa. Lo hice con los restos mortales de un jarrito costarricense precioso que tenía con una iguana estampada. Pero se rompió mal: la figura quedó pulverizada y la armé medio deforme. Qué bueno que igual lo hayas sospechado.

Anónimo dijo...

me gustò la vaquita de san antonio inmortalizada en el Gaudí porteño

Abrujandra dijo...

Pero qué bellezitud.