miércoles, marzo 05, 2008

Una pesadilla


Se acuerdan del curso de encuadernación? Bueno, una pieza importante del equipo del encuadernador es la fuerza de gravedad. Quiero decir, tener cosas pesadísimas para aplastar los libros y que se sequen planos. Yo busqué por toda la casa hasta que encontré los dos objetos más pesados que tengo: mi olla de hierro Beutin y la plancha de los bifes. Bueno, hay otras cosas más pesadas pero no las puedo mover. Asi que dentro de la olla metía las pesas de hierro de la balanza del consultorio, o dos kilos de papas, o una maceta con un helecho para que pesara más.
Hasta hace tres días tenía que elegir si hacer un guiso o que el libro quedara bien, pero el domingo a la noche un OSO (ya van a ver) más cachivachero que yo hizo algo asombroso que les contaré en el próximo post. Por ahora sólo puedo decirles que en mi taller se ha inaugurado formalmente el Departamento Gutemberg de Encuadernaciones Manuales. Esperen y verán.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno que apareció una olla en escena, así puedo comentarte que estoy completamente "crazy" con la máquina del pan (descubierta y estudiada en tu block). La tienen en la vidriera de la casa de electrodomésticos del barrio y paso dia por medio con alguno/s de mis peluches y le/s digo:"Decidido, mañana la compro!!" y después me miro al espejo y digo, no, no puedo hacerloooooooo!!!, mi cercanía a la edad de la razón ( o sea la menopause) puede hacer estragos con tantos hidratos de carbono!.Pero cuando leo esto de los pancitos calientes en la mañana, es irresistible.Encima hace una semana vi una de acero inoxidable en Williams-Sonoma que me cortó la respiración ( el precio también!).
Así que, por ahora, sigo pasando dia por medio por la vidriera del barrio y silbando bajito. Los chicos me dicen al pasar: " Ya basta mamá, asumilo, no la tendrás nunca", confirmando lo que ya sé ( aunque necesito que me convenzas que DEBO adquirirla) y que son unos maravillosos pendejos de mierda.
Cariños
Ciri

Anónimo dijo...

no seamos tan pelotudos viejo!
de la revolucion a esto!

Can dijo...

Bueno si la mano sigue jodida, nos contratás a B 2 y a mí para vender tus libritos encuadernados en un pustucho de la recoleta. Lo de los murales es potente, también podríamos aprender el oficio para hacer un negocio. Vamos a la casa de los ricos, les hacemos mierda la vajilla y a partir de eso hacemos muralcitos. Mi mente no cesa de pensar en como hacer el mango para pagar las deudas y las cuentas.

ememe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abrujandra dijo...

Confieso que ideas como las de can pululan en mi mente...Ememe, hacedora además de emprendedoras copionas de sus ideas.

Roberto dijo...

Puse en google "ollas beutin" y me trajo hasta acá.
Cuando mi mama se casó en 1960 un hermano le regalo una olla de esas, tamaño N° 8, tiene un enlozado con pintitas blancas, es chiquita pero como pesa la desgraciada, y por lo que veo va a tirar 100 años mas facil.