miércoles, agosto 20, 2008


Es que hace un frío de cagarse y cuando hace frío me pongo triste y cuando me pongo triste no tengo ganas de hablar con nadie ni de ver a nadie.

Qué hinchacocos que son. Son como mi amá. Paso 24 horas sin llamarla y me deja un mensaje con voz angustiada: "estás bien? Te pasó algo? Estás en Buenos Aires? Los chicos están bien? Por favor, llamame que estoy muy preocupada".

Cuando hay tan pocos grados la gente debería quedarse en la cucha, taparse hasta las orejas y dormir hasta que haya 25 por lo menos.

6 comentarios:

BORBA dijo...

Yo trabajaba con una doctora que los días fríos y lluviosos le faltaban casi todos los pacientes. Y ella siempre decía lo mismo, bastante enojada: "Es de locos, llueve y la gente no sale de su casa, como si no existieran los paraguas...".
Le voy hacer leer este post así se convence de no atender los días como este :-)
Besos,

Tina dijo...

Yo me pongo de mal humor con el frío! Odddddddddio no tener movilidad en las manos o tener los pies helados! Grrrrrr

dra. queen dijo...

eso no es frío, es el sindrome Opa de las Nieves que no perdona

Anónimo dijo...

amo este clima frío y con sol
amo el otoño más que el invierno
amo los 15 grados
anaf.

Apollonia dijo...

El frío es lo menos.

Si no tuviera tantos efectos colaterales indeseados, yo abogaría por el calentamiento global.

Saludos,

Anónimo dijo...

mmm
¡echarle la culpa al frío!
mmm
¡poco creible!