domingo, agosto 10, 2008

Horror! El fucking día del niño!


Salí a la mañana a mi correteo diario y antes de bajar hacia la derecha me desvié una cuadra a la izquierda para reservar mesa de almuerzo en mi deli preferido. El lugar estaba totalmente cambiado: había guirnaldas colgadas en los estantes, juguetes en la vidriera y empleadas soplando globos con una concentración que ojalá aplicaran para soplar otras cosas. En ese lugar habitualmente sobrio y silencioso con comida sana y wi fi hoy se respiraba un molesto clima de alegría. Pregunté qué pasaba y me explicaron que estaban preparando el local para el día del niño. Huí sin reservar mesa
y sin saludar porque tampoco me hubieran oído: una música infantil retumbaba en las paredes como si todos los chicos fueran hipoacúsicos.
Por la calle ví miríadas de pares padre-madre y de unipersonales padre o madre llevando en brazos o arrastrando niñitos de todos los tamaños, desde los casi fetales hasta los gandules que de día caminan de la mano de la mamá y de noche se la destrozan a conciencia. Todos llevaban algún objeto vil en las manos: globos de plástico metalizado ensartados en un palito, juguetes entristecedores, bolsitas de rotisería con pollos y paquetes de panadería con sanguchitos de miga. Algunos hasta llevaban una abuela. A partir de las 12 se fueron atiborrando los restaurantes, los taxis y los maldónal. Volví a casa recordando mis fines de semana de madre separada, las funciones de teatro infantil en las que los actores se perseguían por el escenario y le decían al público chist! no saben dónde está el ogro? mientras el ogro avanzaba detrás de él con un garrote en alto y todos los nenes aullaban y saltaban en los asientos gritando está ahí, está ahí, detrás tuyo!
Después del teatro íbamos a un maldónal que en ese momento se llamaba pámpernic, creo, donde todos pedían cosas de aspecto dudoso chorreantes de queso derretido y las engullían empujándolas hacia abajo con papas fritas. El piso estaba inmundo, con patinazos de mayonesa y servilletas de papel arrugadas. A veces uno vomitaba, pero no siempre.
Cuando volví de mi correteo por Palermo, a donde todavía no habían llegado las familias argentinas, pasé por Queso Queso, compré jamón crudo, brie maduro, aceitunas griegas, dos bochas de muzarella y pan con kümmel. Armé una especie de antipasto italiano con todo eso y tomates con tomillo fresco y berenjenas en escabeche. Puse una mesa preciosa con dos mantelitos africanos, dos copas refulgentes de vino rico y tomamos una sopa de arvejas con jamón crudo cortado chiquito, dorado y crocante. Almorzamos tranquilos, despacio, con música y charlando. Estábamos festejando nuestro último día del niño sin niño.
El año que viene te la cuento otra vez.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

aprovecha a full este hermoso ultimo dia del niño sin niños!!!!!!!! llegue hace una hora, logre bañar a mi hija y acostarla; y finalmente estoy desparramada en el sillon, y creo no poder recuperar fuerzas hasta dentro de por lo menos 2 horas, como si hubiese cumplido jornada laboral, rendido examen e ido al gimnasio todo junto...
saludos.
mili

Anónimo dijo...

los niños
que lindos los niños
el dia de ellos
que fiaca
yo me olvide
cariños
a

Anónimo dijo...

los niños
que lindos los niños
el dia de ellos
que fiaca
yo me olvide
cariños
a

Anónimo dijo...

urgente
ver banda de rock menos pensada
en el unico blox

Guillermo Schulmeier dijo...

ememe:

No sabía que tenías un blog. Está buenísimo. Te dejo la direeción del mio: http://sinserif.blogspot.com/

Un beso!

comanditas vitae dijo...

Eme, hace tiempo leo sobre abrazos que se "regalan" en las calles. A mí me gustaría darte un abrazo, o un abraxo, como suelo poner con x por el puro gusto de darle otro sonido, pero el significado viene a ser un abrazo potente. Por este post, por todos tus posts, un gran abrazo para ti.

Y si me puse algo tristona por mi niño, la mía es una tristeza que se convierte poquito a poco en muchas ganas de cambiar algunas cosas...
Aquí con tu blog, eso me resulta evidente y ya no me enredo o te enredo más con mi comment.
Chao.

maya dijo...

me dio hambre...!
no tengo pelo corto, si oscuro... intermedio y rulos...pero no curioseé el sector somosiquiátrico, creo. al menos eso espero por mi propia salud mental. era la que andaba por ahí al fondo, no había otra. cuando ud. se retiraba pasó su novio/amigo por detrás en esas estanterías bajas del medio donde tienen acorralados a viñás, sarlo y otros.
creo que la reconocí porque estaba muy ememe en su "vida como abuela" con el libro del baby en la mano...y además porque ud dijo eso de que las altas terminamos saliendo con más bajos!
pd: creo que el pumper era comida naturista al lado del mac donald's. se lo extraña.

maya dijo...

viñas va sin ese tilde rebelde.

Anónimo dijo...

simil seda
cayo como bomba
de hirochima
sobre el gran gran
cabeza de poronga-
prefiero el anonimato,sabreis disculparme

Nicolás Maggi dijo...

el mejor anticonceptivo del mundo es ir a una plaza el dia del niño

BORBA dijo...

Los niños son hermosos por donde se los mire. Lo feo del día del niño es ver a todos los padres juntos y desbordados, sin saber que hacer con sus hijos, padres impacientes que se ponen ansiosos x q quieren q los niños disfruten MUCHO MUCHO; toda la niñez junta en un solo día, como si fuera acumulable, y con la ilusión de que queden saciados por el resto del año.
Insisto, los niños son hermosos, lo feo del día del niño son los padres...
Besos,

Anónimo dijo...

Nico y Fiona: hagan algo de sus vidas.

Juana

Anónimo dijo...

ya son muchos días. ande se metió?
Soy la araña.

Anónimo dijo...

tal cual! qué pasó?

Anónimo dijo...

un gesto de luci-dez-
lo cerro
mucha gente sin laburo dejo,la Señora-
prueben hacerse testigos de jehova,el ingreso es facil-yo lo pase!
Cariños
A

Anónimo dijo...

bancatela vieja de mier...voce tambien fue niña....

Anónimo dijo...

Mier... es una grosería. Se dice m...
También se dice p... del o... para pelotudo del orto.

Anónimo dijo...

El anónimo de las 10:27 am debe ser el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Juguetes.

J.