lunes, septiembre 10, 2007

Yo soy la Madre de todas las Viejas Apendejadas. Si me río de ellas es porque me río de mí. Tengo la autoconciencia necesaria para frenar antes de la cama solar, el perrito mimoso y el tatuaje de letra china. Pero me encantan las carteras de plástico Hallo Kitty y las hebillas de nena y me atraen secretamente los libros de autoayuda que me dicen que si nadie me quisiera, igual podría ser muy feliz.
Igual, vivo discutiendo conmigo misma porque me paro en las vidrieras de las casas de tatuajes y me pregunto un largo rato si debo o no debo. A veces entro y hojeo los libros que te dan para elegir diseños y varias veces me agarraron los pendejos agujereados que atienden y me propusieron tatuarme cosas en partes de mi cuerpo que ya están más para el arpa que para la guitarra. Dudé, no voy a decir que no. Me imaginé una libélula en un hombro, una iguana en la pierna, una palabra alemana escrita en letras góticas, pero pude pensar en el futuro y ví el momento en que el hombro tatuado se me derrumbara víctima del deterioro, me ví haciendo kinesioterapia para recuperar la pierna tatuada presa de la artrosis y retrocedí a tiempo. Ahora estoy pensando en tatuarme algo más acorde a mi edad: un bastoncito o un par de pantuflitas, por ejemplo.
A lo que no pude resistirme es a hacerme agujeros supernumerarios en una oreja (la izquierda). Eso lo hice por un impulso. Un día fui corriendo como un lemming a Tatoo Face y pedí que me pusieran un arito chico en la parte de arriba, donde hay cartílago y duele como la san puta durante un año, y hace poco pedí que me pusieran uno más grueso para poder enroscarle cosas más vistosas. Ahora tengo un dadito que se asoma de la oreja. Veo que a veces los pacientes me lo miran extrañados pero no dicen nada.
Lo que ya anuncié es que cuando sea más vieja, bien vieja, me voy a teñir el pelo de rojo Renata Schussheim o de verde esmeralda. Eso lo voy a hacer y no me va a importar que se rían de mí porque a esa edad seguramente ya no me va a importar nada y eso menos que menos.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos divina. Yo pienso igual que vos.

Ana

Anónimo dijo...

EMEME...SOS LO MAS
CARIÑOS
A

Anónimo dijo...

LA APENDEJADA TIENE BUENA FELADA.
PROVERBIO CHINO
CARIÑOS
A

ab dijo...

ememe: gracias por la respuesta de acá abajo, me parecía pero no estaba segura. Está clarísima, por lo menos para mí, la ternura con el ridiculo y ciertas caricaturas de alguna manera decadentes y loosers que a todos nos conmueven. Ahora me hiciste pensar, lo rompe bolas que soy con madre, le regalaré tinturas y accesorios chillones para redimirme de tanta castración.

Cosima dijo...

Adhiero a lo del pelo. Siempre dije que cuando tuviera canas me iba a teñir el pelo de bermellón.

Anónimo dijo...

Ememe cada dia pintás mejor.
Raku

Popea dijo...

Animáte con una estrellita en el dorso de la muñeca!

ememe dijo...

ab,

dejá de reprimir a tu mamá. No seas guacha. Que se pinte de lo que quiera.

popea,

en realidad, a los 17 años un marinero italiano me tatuó una letra M en la muñeca izquierda, debajo del reloj. Ibamos en un barco navegando desde Génova hasta Buenos Aires. Me pinchaba con una aguja y me metía tinta china. Me quedó una M tortuosa y deforme que siempre amé y que se fue borrando con los siglos. Era berreta como un tatuaje tumbero. No es mala la idea de repetirlo con la tecnología de ahora. Mi amigo la Rosa Tucumana me dice "aprovechá que todavía tenés tobillos lindos y mostralos, que dentro de poco ni eso vas a poder mostrar". Es un hijo de puta envidioso pero tiene algo de razón. Creo que me voy a tatuar las partes que tienen vencimiento más lejano, como las muñecas o los tobillos.

ememe dijo...

A.,

la apendejada no tiene buena felada. Está demasiado pendiente de su maquillaje y su peinado. Se le correría el rouge si fela como corresponde, con fruición.

Titania dijo...

EMEME, hace poco que descubrí tu blog y lo he devorado. Sinceramente, es divino, me has hecho reír, pensar y disfrutar de tus viajes y tus vivencias.
Hay cosas en las que me identifico con vos, como por ej. el tema de los tatoos y los piercings. Creo que a tu edad voy a ser una vieja apendejada y me va a encantar serlo, igual que a vos.
Imagináte, ahora tengo 37 y sospecho que algún antepasado mío se coló en Woodstock porque tengo un lado hippie que me sale a flor de piel, cosa no muy aprobada x la pacata sociedad mendocina.
Igual, me ne frega, como diría mi abuela.
Sos una divina y te seguiré leyendo.
Sugerencia: no pensaste en un tatoo alrededor de algún dedo, como si fuera un anillo?
Cariños.

ememe dijo...

titania,

lo que a tu edad todavía no se sabe es que hasta los dedos envejecen. Un tatuaje de anillo en medio de los pellejos flojos de los nudillos es tremendo. Hay que estudiar bien qué centímetro cuadrado de la piel se salva del naufragio hasta el final y tatuarse ahí.

ememe dijo...

La otra es operarse cada seis meses y mantenerse como Nacha Guevara y Susana Giménez.

ememe dijo...

También haría eso: operarme y ser como los tomates larga vida, joven por fuera y recachuza por dentro.

EmmaPeel dijo...

Tatuate los tobillos Ememe, te van a quedar divinos en las sandalitas

Pensé seriamente en mi cuello y su marca en unos años, pero encontré la solución: o cuatro vueltas de perlas de Tiffanys o 6 argollas de metal de tribu subsahariana

ememe dijo...

pero yo me imagino en otra situación, sin collares ni nada: en una cama de hospital mientras me ponen una sonda nasogástrica y ven que tengo un tatuaje perdido en medio de las arrugas del cuello. Es para suicidarse.

un resentido dijo...

¿Probaste con los tatuajes pintados? Medio que son en esencia el opuesto exacto de lo que se supone que un tatuaje debería ser. Pero yo no distingo entre uno real y uno tatuado: si están bien, ambos me calientan por igual, qué le voy a hacer

Anónimo dijo...

Que se supone que debe ser un tatuaje?
Es un nombre de libro impactante!
Cariños
A

Popea dijo...

Ememe:

sos una genia, hacer eso a los 17! La idea me surgió porque evalué que al momento de fenecer, sería el lugar menos observado del cuerpo, pero me pareció duro aclararlo.

EmmaPeel dijo...

Ememe antes que me pongan una sonda en el naso que llegue a al gastro, me apreto la nariz y cierro la boca y hasta no ver a San Peter no largo

Excelentísimo título, literato A.

ab dijo...

Ememe: si lo que ud quiere es tatuarse, píntese las pieles que si llegamos a la naso gástrica creo que poco importa algún dibujín en algún pliegue, que le den a la morfina y nos despedimos viendo colores. Ahí estoy con emmita.
(lo único que espero es que madre no se entere de este comment que se va a pintar entera, ja ja)

Anónimo dijo...

Genial brief and this mail helped me alot in my college assignement. Thank you seeking your information.