jueves, febrero 14, 2008

1. El curso de encuadernación



Para qué puede querer alguien saber encuadernar? No es un oficio de viejos encorvados con uñas amarillas y guardapolvo de griseta?
Yo siempre quise saber porque me entristecen los libros desarmados. Antes los arreglaba como podía con plasticola y papelitos pegoteados, pero ahora sé reconstruirlos y dejarlos como nuevos. Además ahora si me dan un manojo de hojas sueltas o cuadernillos de cualquier papel puedo armar un libro o un cuaderno divino, sólido, elegante y del color que quiera.
Por ejemplo, blocks de papel de acuarela bueno no existen o son carísimos. Ahora puedo comprar hojas del papel más pesado y de distintos colores, cortarlo y armarme un cuaderno de pintura del tamaño y del color que se me ocurra. El cuaderno grande es rojo y amarillo porque lo hice para inaugurarlo con el curso de catalán.
Me gusta ir a comprar papeles. Papelerías, librerías y ferreterías son mis negocios favoritos. Puedo pasar tantas horas revolviendo libros viejos como eligiendo papeles, tornillos o mechas para perforadoras.

Acá les muestro los dos cuadernos que hicimos en el curso. Después hice otro, una divinidad, para el chico que quiero, con reproducciones de acuarelas y textos. Me quedó medio chingado, con el lomo demasiado grande como una alpargata de tucumano,, pero antes de regalárselo le recordé una frase histórica de V., mi hijita 3: "uno ama los pequeños defectos"

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Que suerte que volviste, Ememe!...

y que cosas divinas hiciste!

Ana

Anónimo dijo...

Que interesante...

un curso con una practicidad que a primera vista no es tan evidente...

dónde hizo el curso?

saludos

Anónimo dijo...

qué divinos! las tiendas de lápices, cuadernos y papeles y las ferreterías también son mis favoritas, aunque en las últimas dos nunca compro nada porque no sabría qué hacer con lo adquirido. nunca se me ocurrió que un curso de encuadernación podría resolver en parte ese problema. la frase de B3 es de verdad histórica, la voy a anotar en uno de mis tantos cuadernos.

¡mi libro de aguafuertes de arlt está al borde de la desintegración!

la croniste

ememe dijo...

Hice el curso en la Casa de Oficios de Papelera Palermo, un lugar divinísimo, una casa vieja con jardín medio descuidado, talleres para varias actividades y profesores geniales. Ya hice varios cursos allí, todos rebuenos.

Anahí Lazzaroni dijo...

Me intrigaba qué ibas a encuadernar.

Funes dijo...

Pero... pero...
pero qué lindos!!!

¿¿¿Y cómo para qué aprender a encuadernar??? La Editorial Funesiana presenta sus libros encuadernados uno por uno a mano pero antes de hacerlo tuvo que aprender a encuadernar...

¿Sabe que bueno sería que algunos escritores se puedan encuadernar y vender sus libritos sin depender de editoriales que cobran muchísimo dinero para productos tan feos?

Aunque... pensandolo bien, también sería meterse en el bolsillo de algunos, no?

Felicitaciones por tan lindos trabajos... y va de un encuadernador a otra.

Saludos ememe.

ememe dijo...

funes,

no conocía tu block ni tus libros hechos a mano.
Después de hacer el ejemplar único de Birdwatching pensé que podía hacer una tirada de 50 ejemplares y distribuirlos en una o dos librerías. Eso se puede?