lunes, enero 23, 2006

Razones. (ALONSO 4)







-
Por qué no tenés un perro?
- Y un gatito no te gustaría?

- Por qué esta rayada no tiene un animal como la gente?




Todos quieren que tenga un mamífero. Los pone nerviosos que quiera a un reptil.

Pero yo tengo por lo menos 7 razones para tener a Alonso y no un pastor alemán.

1. Alonso tiene ojos marrones de personita, ojos que no expresan sentimientos de perro sino de iguana. No expresan devoción ni sumisión ni amor. Expresan deseo, odio, temor y pará de contar.

2. También se expresa con el color de su piel, que es dura y fría como un tapizado de colectivo. Cuando se enoja se pone negro. Cuando está al aire libre y lo acaricia la brisa le aparecen estrías atigradas. Cuando siente placer en contacto con un humano que lo acaricia y le da calor, se cubre de manchas amarillas y naranjas.

3. Observa todo todo el tiempo. Nos observa. Es su actividad principal. Está grabando información útil para su supervivencia.

4. Se obstina en cumplir sus deseos y no se acobarda frente a animales como nosotros, tanto más poderosos que él. Una vez que tomó una decisión la concreta ,aunque eso le lleve el día entero o la vida.

5. En nuestro medio (casa, mesa, cortinas, estantes) es absolutamente torpe y desmañado. En el suyo (rama, árbol, tierra, agua) cada una de sus partes constitutivas tiene un diseño perfecto para la función. Entonces se ve que su fealdad es pura belleza.

6. A veces parece un monito, otras un pájaro, otras una serpiente, otras una rana, otras una pequeña persona vestida de cuero verde. Es pariente de esas cuatro especies y las cuatro están muy visibles en él. También de a ratos parece una planta.

7. La presencia de un enrejado o de una valla, aunque limiten un lugar grande y confortable, lo impulsa a buscar una salida por cualquier medio. Trepa hasta el techo, escarba los rincones, muerde los alambres, no se queda quieto hasta que no encuentra un escape. No lo calma el confort sino la libertad. Eso me enamora de él.

En el fondo de nuestro cerebro racional y civilizado funciona un cerebrito idéntico al de Alonso. Nuestros actos pasionales, nuestros deseos implacables y nuestros odios homicidas nacen de esa fuente primitiva. La corteza gris, amable y sociable, filtra las pulsiones para que podamos andar vestidos y sonriendo por la ciudad, para que trabajemos y produzcamos, para que seamos solidarios y generosos. Uno podría confundirse y creer que somos todo eso y nada más.
Ver vivir a Alonso me sirve para tener presente que en el fondo, en el auténtico fondo, somos un manojo de ansias más o menos dominadas. Me gusta no olvidarlo, me gusta recordar quién soy.

7 comentarios:

hantartico dijo...

Este tipo reptil siempre me dió mucha curiosidad, que hoy, mientras te leía, sanaba cierta herida de desconocimiento que tengo desde hace varios años.

Su piel fría creo que es una de las cosas mas opuestas que tiene a nosotros, y por eso me llama mucho la atención.

Cuidalo mucho, sin importar lo que digan los demás!

ememe dijo...

En realidad no tiene la piel fría, sino a la temperatura ambiente. Lo que no tiene es la capacidad de fabricar su propio calor como hacemos nosotros para mantenernos a una temperatura interna constante. Por eso lo más difícil de su crianza en los primeros años es mantenerlo en un clima templado parejo para que no se muera.

Tricula dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Tricula dijo...

Tengo que confezar que me dieron ganas de tener una, o al menos jugar un poco con una. Excelente elección, fuck them all!

Muy buen blog ;)

explorador54 dijo...

Muy bueno! Y felicitamos a la iguana especialmente por el punto 7, que hace de ella toda una revolucionaria, o algo parecido.

ememe dijo...

Error, Explorador54: eso la hace parecida justamente a un explorador.

explorador54 dijo...

Es verdad, por eso me habrá gustado entonces. De todas formas un explorador siempre tiene algo de revolucionario... o todo revolucionario algo de explorador, en este momento no lo sé muy bien.