martes, mayo 08, 2007

Qué lindo es el catalán






La primera vez que oí hablar en catalán estaba medio dormida en un ómnibus que subía despacito y en primera hacia la punta de los Pirineos. En esa época estaba prohibido hablar en catalán pero yo no lo sabía. Era chica, estaba por primera vez en España y creía que en España se hablaba español. No conocía la diferencia entre español y castellano.
Me desperté en la oscuridad del ómnibus y me pareció que hablaban en broma un idioma de niños, cortando las palabras y mezclándolas con otras en francés y en italiano. Pensé que estaba muy dormida y que por eso entendía las palabras deformadas y me volví a dormir.
Qué ignorante era. Recién muchos años después supe que lo que había oído era catalán y que alguien lo hablaba clandestinamente en ese espacio oscuro y cerrado del ómnibus porque creía que nadie escuchaba.
Después amé esas palabras aniñadas, inocentes, como tardor, que quiere decir otoño.
Ahora todo en Catalunya está escrito en catalán.
Miren estos carteles, si no están escritos con palabras de juguete. Cómo, disculpin? Cómo, esperi? Hay palabras más bonitas?

3 comentarios:

Minerva dijo...

Siempre me encantó el catalán. Es, exactamente como decís, y yo nunca supe definir, un idioma de niños, con las palabras cortadas.

Anónimo dijo...

Hola Eme! Pues yo trabajo en Buenos Aires hace dos años en una empresa catalana y adoro oírlos hablar en catalá. No lo habría podido describir mejor al idioma. Es como un esperanto poético.

Contanos más!

Annie

EmmaPeel dijo...

será por eso que cuando chica adoraba una canciones de cuna que me cantaba Doña Adela, en catalá