miércoles, marzo 28, 2007

Paseaperritos


En mi barrio hay una paseaperros geriátrica. Es una viejita increíble, esmirriada, que pasea sólo perrillos chicos. Se ve que hizo el cálculo: si paseara un ovejero sería arrastrada hasta caer bajo las ruedas del 60. Lleva a los perros con cariño y los reprende como a niños cuando se portan mal. Todos los vecinos la conocen y se paran a hablar con ella.

3 comentarios:

la Dama sol dijo...

es buenísimo cómo decís las cosas.
Cuando escribís pareciera que hablás fuerte, y eso me gusta.
Tenés la voz en negrita.

ememe dijo...

sí, parece que tengo la voz en negrita y eso no siempre es bueno.
La gente muy delicada se siente ofendida o me dice que soy brusca. e
Es verdad, yo siento muchas veces que soy impaciente y brusca y quisiera ser suave y delicada.

Minerva dijo...

No, al contrario, al contrario. Justamente éste era el post en el que sentí que tenía que comentar algo acerca de tu "manera de decir". A mí me parece muy tierna. Muy tierno lo que observás, sí, pero también la forma de expresarlo. Y nada más alejado de una voz en negrita. Tampoco una voz de terciopelo, pero bueno, no sé.