jueves, marzo 29, 2007

Rp/


Caminar todo el día cuando llueve es el mejor tratamiento para todo.

Después del abichamiento febril de ayer, hoy me desperté, hice el ritual de baño, desayuno, lavar ropas y organizar la casa con mucha lentitud porque no me subía el agua al tanque con la velocidad habitual pero en cuanto estuve vertical y con aspecto de ser humano me mandé a la calle a callejear todo el día. Fui a Carrefour a comprar filetes de brótola y verduras, no encontré hongos pero sí alcaparras y leite de coco, volví a casa y mariné los peixes. Después me fuí a la Biblioteca Nacional, donde no encontré absolutamente nada de lo que buscaba, caminé hasta el Melba, vericuetié por adentro, volví caminando a casa, morfé una ensalada, volví a salir, caminé dos horas más, volví a casa, cacé mi equipo de dibujo y me fui caminando a la clase (otra hora de pata). Cuando llegué al taller me sentía rebien, pero después de dos horas de dibujar me agarró un cansancio feroz. Así que en lugar de seguir hasta las 9 me fui a las 8. Igual, a las 10 venía una amiga a comer y todavía tenía que preparar todo. Llegó a las 11 y ya tenía todo listo. Cociné la brótola en un minuto, preparé un arroz con crema y morfamos como Pantagrueles. De postre, helado de Persico y al final café recién molido. Y ahora me siento muy bien. Creo que estoy curada.
Me acordé de algo: mi papá, que nunca terminó de curarse de una tuberculosis feroz que tenía, de vez en cuando empeoraba y le agarraba fiebre, sudor, escalofríos, tos horrible. El médico lo examinaba y decía que lo tenía que internar. Él prometía que iba a ir al día siguiente y en cuanto el médico se iba, se levantaba y se rajaba. Volvía dos o tres días después. Se iba al río a navegar en pleno invierno, con 2 o 3 grados bajo cero, solo, se recagaba de frío, se bajaba una botella de ginebra y al final se iba a Colmegna, donde se daba un baño turco y se chivaba todo. Volvía curado.
Siempre me decía con un guiño que el whisky y la ginebra matan todo y creo que tenía razón. Sobre todo cura estar afuera, al aire libre. Anoche leí que durante la epidemia de gripe española la gente se encerraba en la casa y se morían todos como moscas. A veces, por falta de espacio, los médicos los acomodaban precariamente en el jardín o en carpas y esos pacientes evolucionaban mucho mejor que los encerrados con calorcito.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiza se enraice esto en lo que creian los antiguos: que las enfermedades no son mas que el ruido que hace el el cuerpo algo que pasa en el alma... y al reves. Una mente positiva levanta cualquier cuerpo doliente ... o más o menos.

Annie

Anónimo dijo...

Que buena la onda de levantarse y salir.A mi me pasa,que si quedo en la cama cago.Pero dond eme levanto,voy a la terraza y fumo(me hace garompa)..me digoq ue si fumo estoy bien y ahi comienza la levantada.
Bueno saber lo de las carpas y el aire libre.
Cariños
A

Anónimo dijo...

Rp/
gran título
para este post

Hipólita

En Carreta dijo...

Por favor, ¿me pasarías la receta de la brótola???
Gracias.

Anónimo dijo...

Rp es un gran titulo..Hip Hop lee Tah me hizo caer.
Colmegna es famoso por sus masajistas con happy ending.
Espero no enlodar la memoria de nadie,pero es asi.
Cariños
A

Anónimo dijo...

Me alegro muchisimo de que te hayas levantado. Muchas gracias por contestar mi pregunta.
aby.

ememe dijo...

A.,
no sabía que en colmegna te masajean todos los órganos. A las mujeres también?
No estás enlodando la memoria de nadie: mi papá era un grandioso mujeriego, curtía todo lo que se le ponía al alcance, putas incluídas. No me extrañaría que el baño turco fuera simplemente meterse en una bañadera con una turca divina.

ememe dijo...

en carreta,
esta brótola en especial es nada más fácil:
1. marinar los filetes varias horas con jugo de limón, pimineta y vino blanco.
2. aceite de oliva y manteca en una sartén hermética essen o equivalente.
3. poner los filetes contra el fondo, no encimados. Tapar. Dejar cocinar apenas.
4. Tirarles leche de coco. Volver a tapar. Sacar, servir.
A veces les meto camarones o cebolla cortada finita, o el blanco del puerro, qué se yo, lo que haiga. Anoche las hice así porque era tarde y estaba fisurada. Salieron riquísimos.

ememe dijo...

Es una idea muy alemanoide lo de salir al aire libre con frío y caminar bajo la lluvia para curarse de todo, pero resulta.
El toque final de baño turco y ginebra asegura el éxito del tratamiento.

Anónimo dijo...

Ememe:Colmegna queda en Sarmiento y por aca nomas.
Mi ex me regalo para ir un dia.
Esta lleno de saunas y baños turcos y pibes que pasan el dia ahi dentro.
Piletas y piletines.Hay mesas en el baño turco y algunos beben agua y otros champagne.Se juega al domino.
Hay masajes.Vienen con happy end.Voy a ser claro:un paja,me niego a llamarla sorbete.Sorbete es otra cosa.
Y hay un lugar Vip dentro de Colmegna,que entras y hay chicas muy lindas y lso aranceles arrancan en dos gambas.
A mi me pusieron unos shorts y en un momento del masaje me los puso colaless y me masajeo muy cerca de...como de las bolas..y ..bue.Pero no abone el happy end...no es mala idea un servicio de ese estilo.
Cariños
A

EmmaPeel dijo...

el happy end de colmegna es sólo para los muchachos

Ana F. dijo...

A: eres un tierno desfachatado.
yo creo que ememe confirma que estar enfermo (con dolencias menores) es un "state of mind". curarse a través de la acción, del movimiento, sí, es bastante alemanoide. no entiendo a la gente que exagera y por un inofensivo resfriado se quedan postrados en la cama como agonizantes.

En Carreta dijo...

Querida Ememe:
Muchas gracias por la receta, ¡ahora podré usar mi leite de coco!Me encantó tu blog (me hiciste cagar de la risa) y por te puse entre mis links. Si tenés ganas, podés incluir el mío. (Llegué acá de casualidad, en general no me interesan nada los blogs de desconocidos, pero el tuyo sí). Besos

Gabriela dijo...

Necesito conseguir esas cosas de essen, pero qué caras son.

Batería de cocina suena militar, Menaje de cocina suena a viejas revistas con recetas de Doña Petrona y Buenas Tardes Mucho Gusto.

greta dijo...

¿Pero cómo? ¿Colmegna de Sarmiento? ¿Seguro??
Conocí Colmegna cuando tendría 13-14 años. Iba con una amiguita y su abuela concheta, que era habitué (chota palabra, pero tan pertinente para el caso!). Tomábamos algún baño y creo que nos sentíamos princesas. Volví varias veces, tipo entre los 20 y 30 años. Me hice limpiezas de cutis y algún baño. Pero del happy end y derivados nunca me avivé, ni sospeché. Pregunto, ya que estamos: ¿Alguien escuchó algo de que los Reyes Magos son los padres?
greta cayendo del catre

Anónimo dijo...

Ememe,

Serias tan buena de decirme la receta para el "Arroz a la crema" que acompaña la brotola?

Pienso hacerla pronto , apenas descubra cual es el equivalente a la brotola porteña aca en el norte...

Que tenga un lindisimo weekend!

Ana

Anónimo dijo...

Greta,hay un Colmegna para minas,en el mismo edificio..pero son dos cosas diferentes.
Cariños
A