domingo, marzo 04, 2007

Sábado a la noche, chancho

Hay que aprender a interpretar las señales. Cuando el día te dice QUEDATE EN TU CASA, mejor quedate.
Desde el sábado a la mañana venía saliendo todo mal. El interruptor del baño roto, tres electricistas demasiado ocupados como para venir (el de al lado no quería desplazarse hasta la esquina por un trabajo tan chico; le pregunté si quería que le llevara la pared y no le pareció mala idea), la cerradura de la puerta de entrada trabada, una mancha de lavandina en mi pantalón preferido, la banda ancha conectada y desconectada con intermitencias, tres cajeros cercanos no tenían plata... una serie de mensajes muy claros que no supe interpretar.
Había leído en el diario del viernes que esa noche estrenaba un grupo de danza contemporánea que deseo mucho ver y eso me alegró un poco.
Decía “desde hoy y hasta el 31 de marzo, viernes y sábados a las 20.30 en la sala Batato Barea”.
Me armé un plan de los que me encantan: ir a sacar las entradas temprano, boludear un poco por Corrientes y hacer tiempo en un bar leyendo un libro. Acababa de conseguir Las Cartas de la Ayahuasca, de Burroughs y Ginsberg. Lo encontré el viernes en Norte, por casualidad, mientras hurgueteaba como un chancho entrenado para encontrar trufas. Esa trufa era uno de mis tés mu; hacía años que lo deseaba y quedaba un único ejemplar. Era un librito finito y costaba 50 pesos. Como siempre en Norte, el empleado me tiró sobre el mostrador otros dos o tres libros relacionados a los que tampoco pude resistirme. Eso fue lo único que había salido bien en la semana.
Llegué al Rojas a las 7 y el empleado me dijo que la boletería se abría a las 8. Empezó a llover. Me metí en el bar de la esquina, que siempre está lleno de gente horrenda. Los sábados en general la ciudad es tomada por una población de personajes impresionantes, pero ayer habían lanzado una serie especial de clase B con deformidades suplementarias y efectos especiales que daban miedo. Estar sola les quita gracia a esos avistamientos porque no hay nadie con quien comentar y reírse o asustarse, asi que dejé de mirar y me enfrasqué en mi libro, que empezaba muy bien con las primeras cartas de Burroughs desde Colombia.
A las 8 volví al Rojas caminando con cuidado porque tenía unos zapatos que patinan cuando llueve. El hall de entrada ya estaba lleno de gente esperando pero la cola no era una cola común. Eran decenas de púberes sentados en el piso formando pequeños pic nics, hablando en voz muy alta o gritándose alegremente unos a otros. Todos parecían conocerse entre sí. A esa rara forma de hacer cola se agregaba que todos estaban tomando mate y comiendo bizcochitos de grasa y pedazos de tartas frías de aspecto alarmante que extraían de bolsas de nylon. Una chica muy gorda con jean de talle bajo que dejaba ver la raya del culo en su totalidad comía una empanada de carne y tenía otra de repuesto en la mano izquierda. La pátina de aceite que le brillaba en el mentón no parecía incomodarla en absoluto. Hablaba jocosamente mostrando la empanada a medio procesar. Me gustó que el relleno tenía bastante huevo duro.
También me cayó simpático que se tomaran tantas molestias (acarrear los termos y la yerba, comer tantos bizcochitos de grasa y cebar tanto mate todo el tiempo) para expresarle al mundo cuán nacionales, casuales y populares eran. Tal vez la gente muy joven es así ahora y yo no me había enterado, pensé. Pude sentir cómo la brecha generacional se expandía ante mis pies como un abismo.
Era difícil avanzar hacia la caja sin pisar mochilas ni termos y más difícil aún era identificar dónde empezaba y dónde terminaba la cola, pero preguntando varias veces pude orientarme y llegar a la caja. Ahí ví que todos entregaban a cambio de la entrada una bolsa de nylon que contenía harina, azúcar o latas de conservas. Pedí mi entrada y el empleado me dijo

- El precio de la entrada es un alimento no perecedero.

- Ah
, no sabía.

- Hace cuatro años que es así. Acá a dos cuadras tenés un supermercado.

Mientras caminaba sobre mis zapatos-skate a paso de tortuga para no desnucarme, reflexionaba sobre lo desactualizada que debo estar para no haberme enterado de que hace cuatro años en el Rojas se cobra en alimentos no perecederos. Improvisé una rápida teoría en la que se entremezclaban razones económicas y sociales, la crisis del 2001 y la experiencia del trueque y me reproché haber estado tan alejada de la realidad nacional.
En Eki había una sola caja funcionando y una larguísima cola de personas de muy malhumor que compraban coca cola, tetras, pre pizzas y latas de tomates para su cena del sábado.
Yo había visto Babe el chanchito valiente la noche anterior y había quedado imbuída de su espíritu inocente y bienaventurado, así que esperé leyendo mi libro sin impacientarme. Mi alimento no perecedero era un paquete de macarrones Manera.
Volví al Rojas, vadeé lentamente los picnics hasta llegar a la caja, entregué mi bolsita y me dieron la entrada. Recién en ese momento la sospecha me golpeó como un rayo.

-Perdón, señor, hoy es el espectáculo de danza contemporánea, no?

-No, hoy es el espectáculo de clowns. Salió mal en los diarios.

Si hay algo que detesto es los clowns, los mimos, los payasos y las estatuas vivientes. Más que sentir odio, siento una melancolía infinita cuando los veo porque me recuerdan los peores momentos de mi infancia.
Devolví las entradas y quisieron devolverme la bolsita de Eki.

-No, gracias, dejalo, dije generosamente sientiendo que el propio Babe estaba hablando a través de mí.

Me ponía muy triste volverme a casa, asi que decidí patinar hasta un cine a ver si salvaba la noche viendo una peli. A las cuatro cuadras descubrí que no llevaba el libro. Patiné en sentido contrario hasta la caja de Eki.

-Perdoname, me habré olvidado acá un libro?

-Libro? masculló la empleada, que a esa altura de la noche del sábado odiaba no sólo la literatura sino a la humanidad entera.

Seguí tres cuadras más hasta el Rojas. Los jóvenes estaban guardando sus mates para entrar a la sala.

-Libro? se sorprendió el empleado viejo, -acá no ví ningún libro.

Al empleado joven se le ocurrió que tal vez lo había dejado junto con los macarrones en mi bolsa de Eki. Se ve que se apiadó de mí porque me llevó a la trastienda, donde revolvimos un rato entre los paquetes de azúcar y las latas de arvejas. Me prometió buscar después en otro depósito y me pidió que le dejara mi teléfono por si lo encontraba.
Cuando llegué a los cines todas las funciones habían empezado hacía quince minutos.
Me tomé un taxi, llegué a casa,
me serví un fernet con coca cola tibia, corté un salamín picado fino y me lo comí mirando por segunda vez Babe el chanchito valiente. Lloré igual que la primera vez, y en las mismas escenas.

46 comentarios:

as dijo...

Ememe:
¿y no lloraste por el libro? ¿Y si lo usaron como servilleta para sacarse las manchas aceitosas?
¡Un té mu quedó abandonado! Deberías hacer un llamado solidario para que los busquen. Ya me imagino a A con una lupa en el Rojas o a tu amigo cura prometiendo 2 hostias al feligrés que encuentre el libro.
saludos,
as.

ememe dijo...

Sí, también lloré por el libro. Me salteé contar que lo busqué en Prometeo y en Zivals desesperadamente y no lo tenían.

ilsebe dijo...

¡Qué horrible perder uno de tus té mu !!
Espero que lo recuperes pronto.
Es horrible pensar que lo hubieran usado para fines non sanctos. Me imagino la pesadilla de que la gorda a la que se le veía la raya del culo lo hubiera utilizado a la salida en el toilette !!!!! y no para limpiarse la grasa del mentón.

Anónimo dijo...

por suerte los días así son, además de frustrantes, graciosos y una buena anécdota para subir al blog, que si no, no sé qué haríamos cuando nos toca uno...
igual espero que el libro aparezca.

yo tampoco sabía que en el rojas daban las entradas a cambio de un alimento y el recuerdo de mi última vez allí no parece tener más de 4 años. en fin...

carolain

Anónimo dijo...

Ememe:considerando todas las señales que habias recibido..fuiste muy amateur en salir.Pero muy.
Todo lo que te paso(imagenes fantasmas,perdida de libro soñado,la ida a Eki,los clowns!)no es nada,nada ,nada.Deberias agradecer al cielo que te salio re barata.
Ho y podrias estar en un hospitalmespantoso mirandote un muñon..ponele.
Cariños
A
pd:As tiene razon...voy a buscar ese libro.

Anónimo dijo...

si no te molesta leerlo en inglés puedo llevarte uno comprado en mi librería favorita.

carolain

ememe dijo...

carolain,
quiere decir que vas a venir pronto?

ememe dijo...

carolain,

claro que me gustaría leerlo en inglés. Me ahorraría leer la palabra polla un centenar de veces!

ememe dijo...

A.,
es muy sabio lo que dijiste.
Debería estar agradecida de no haberme patinado y fracturado una vértebra. Me pusiste contenta otra vez.

ememe dijo...

carolain,
lo de las entradas a cambio de fideos ocurre sólo cuando actúan los clowns. Es parte de la cultura nac&pop, como el mate, los bizcochitos, la empanada masticada, la raya del culo...

ememe dijo...

ay, ilsebe, qué imagen tan terrible!
Pero no sé si me consuela pensar que se lo quedó alguien y lo está leyendo en este mismo momento.

ememe dijo...

as,
no seas mala con mi amigo cura, que no te hizo nada.

Anónimo dijo...

Las traducciones de los libros de Burroughs son espantosas.
Polla,chulo,capullo,pasta....
"Un colocon",me gusta.
Cariños
A

Anónimo dijo...

El amigo cura es lo mas.
Y el señor As,me imagina buscando el libro....con una lupa!
Cariños
A

Anónimo dijo...

fraterna ememe:
de cortar salamín (¡de cerdo!) y sufrir por Babe resulta una divina sensibilidad anolis carolinensis

Hipólita (jamás me sentí tan comprendida)

Anónimo dijo...

no, pronto no. recién a mediados de julio. pero los té-mus son así, ¿no? se hacen desear. además la librería queda en el barrio que frecuentaban estos muchachos en su juventud. el pub donde solían tomar todavía existe, aunque ahora convertido en un pub berreta para estudiantes borrachos (se llama havana central), donde el otro día tomé 4 mojitos cubanos.

por acá también se ve mucha raya de culo y mucha tanguita, especialmente entre los estudiantes más jóvenes. ¿la cultura nac&pop? ¿de dónde viene el nombre?

carolain

ememe dijo...

carolain,
nac&pop significa nacional y popular.
Por supuesto que puedo esperar hasta julio y del 2020!

A., As es una mujer, no un hombre.

Hipólita,
tampoco yo me había sentido nunca tan comprendida. Pensaba que nadie se iba a fijar en el detalle.

Eduardo Mangiarotti dijo...

Prometer hostias, no puedo. Pero por ahí San Antonio (se encarga de las cosas perdidas) da una mano. Si no, por ahí da para que con A salgamos a recorrer en busca del libro. Eso sí que sería digno de plasmarse en letras de molde.

ememe dijo...

Eduardo,
yo sabía algo para encontrar cosas perdidas: había que hacer un nudo en un pañuelo y después decir "Santo Pilatos, la cola te ato, si no hacés aparecer.... (en este caso mi libro), no te desato"
Yo lo hacía a veces y resultaba bastante bien. Pero siempre me llamó la atención lo de Santo Pilatos. Pilatos no era el hijo de puta que se cargó a todos los congéneres de Jesús? Y es santo? Explicame, porfi.

ememe dijo...

Eduardo,
te parece que le rece a San Antonio?
Servirá un rezo mío, que soy tan demoníaca?

as dijo...

Viste ememe?
Me decís mala pero todos te están buscando el libro.

Amigo cura de Ememe: Disculpá la pregunta, pero ¿no se puede prometer hostias y sí la vida eterna?.

Saludos a los dos,
as.

Anónimo dijo...

A veces,como recien,pierdo la paciencia con los niños,que son divinos y despues me siento tan horrible.Si puediese rezar a algun Santo,para no perder la cabeza...lo haria.Total es gratis.
Reza a San Antonio.Si lo dice Eduardo...
Ahora pelean por la tele,ojala pudiese sacar unos lapices y dibujar con ellos y poner buena musica de fondo..en cambio me gustaria ubicar una pgina en internet de gitanos y que se los lleven.Me quebre
Cariños
A

ilsebe dijo...

Yo que vos probaría con San antonio, total no perdés nada, y tal vez recuperes el libro. Yo, cuando pierdo algo, le pido a Angus, el duende de las cosas perdidas, para que me ayude a encontrarlo, y me da resultado. Claro que siempre fue dentro de la casa y rebuscando todo. Finalmente sin pensarlo voy justito al lugar donde está. No sé si funcionaría en tu caso.

Eduardo Mangiarotti dijo...

A, me hiciste acordar una anécdota. Estaba acompañando a mi vieja y a mi hermanita, que en ese momento tenía seis años (yo le saco veinte) a visitar a Papá Noel. Adelante nuestro estaba una señora con sus cuatro chiquitos: uno en sus brazos que berreaba sin parar, otro que corría alrededor de ella gritando, una hija adolescente que en pose plenamente concorde a su edad no decía ni aportaba nada (en clara distinción del status infantil de sus otros hermanos) y por último el que seguramente estaba más interesado en ver a Papá Noel y por eso se portaba perfecto. A todo esto, estábamos como a una hora de espera de ver al viejo, y en un arranque de desesperación, la señora me dijo "Vos que sabés, decime: ¿me estoy ganando un pedacito de cielo con todo esto, no? Yo le respondí: "Para mí que tenés reservadas por lo menos un par de buenas hectáreas".

Eduardo Mangiarotti dijo...

Ememe, no sos nada demoníaca, cada día más angelical.
As, la vida eterna la promete Dios. Yo sólo trabajo para él.

Lo de Santo Pilatos debe ser alguna tradición popular. Muchas veces la gente al santo lo da vuelta (si es un cuadro) o lo pone mirando a la pared (si es una imagen) si no les concede la gracia pedida. De más está decir que es una cosa mágica que no tiene ningún sentido, pero es un dato simpático.

as dijo...

Eduardo:
Habrá que quejarse al responsable de marketing, entonces.

P.D. Disculpá pero la empresa para la que trabajás (vos no) me inspira algunos comentarios malignos.

Saludos,
as

Eduardo Mangiarotti dijo...

As, tá todo bien.

Anónimo dijo...

Eduardo:me gustan tus salidas.
Mis niños son lo mas,mil veces se portan como el orto y yo la re manejo.Otras veces se salen un poquito de la raya y yo les caigo encima como un loco.
Terminamos bien la noche:sambuches de lomito queso,postrecitos y se bañaron y se acostaron.
Hay veces,que pienso que em quieren volver loco o que me quieren provocar un infarto..es evidente que cuando pienso asi,me falla.
En esa iglesia de San Isidro trabaja un cura que se llama Francisco G.?
Es brother de super amigo mio.Fui a su casamiento y me metieron cual panqueque en una alfombra roja y me tiraron en una fuente que casi me rompo el cuello.
El tambien es un cura Pop...musical..parte de mi cultura musical viene de sus discos.
Cualquiera.Pero no se quien me dijo que Fran G.daba misa en la catedral de San Isidro y hoy me vino la conexion a la mente.
Siempre veo en los trabajos las cosas que yo podria hacer.En tu caso envidio el tema de las confesiones.
"Dime Hermano...que macanas has hecho...vamos,vamos...quiero la verdad...mira que estas siendo filmado...".
Como nos cago San lorenzo..cha de la lora!
Cariños
A

Eduardo Mangiarotti dijo...

Si, Fran está en la catedral. Gran tipo, excelente predicador, gran conocedor de música y de fútbol.

Eduardo Mangiarotti dijo...

¿Para cuándo tu blog, A? ¿O sos como Harvey Keitel que descolla en pequeños papeles?

ememe dijo...

A.,
me gusta cómo confesás que tus hijos te rompen los quimbos a veces. Los padres se hacen los pacientes y los buenos y en realidad siempre hay un monento en que quieren vendérselos a los gitanos, como contaste.
Sos muy gracioso. Esta forma de bloggear sin blog que inventaste me parece cada vez más adorable.

Eduardo Mangiarotti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

mañana voy a la ir a la librería a ver si lo encuentro. y si lo encontrás vos (hay tanto ya involucrado en la recuperación del libro que si no aparece es que no podremos creer en nada más), podés tener las dos versiones... y por lo menos ver cuál es la versión original de polla.

claro, nacional y popular. qué tonta. hay un circo que me gusta mucho y para el que no hace falta comer empanadas grasosas, es el de ramón gómez de la serna.

carolain

pd: fulana, ¿dónde está la receta que pusiste aquí en el blog? quiero copiarla pero no la encuentro.

Anónimo dijo...

Con Fran fuimos mil años a la cancha...yo vivi mucho en su casa..toda esa familia me tiro siempre buena onda..a ellos les paso de todo..y siempre tan enteros..
R.es el hermano mas chico y esta en mi banda de amigos de toda la vida.
Lo de H.Keithel no esta mal.
De hecho,cuando hay un quilombo y hace falta un "Cleanner"..onda maquillar escenas d crimen o de quilombos o buscar excusas,coartadas...todos mis amigos me llaman.Harvey fue de Cleanner en PulP Fiction creo.
Gracias Ememe por tu elogioso comentario...Y una cosa:tengo unos hijos geniales(a todo el mundo le debe pasar)...pero no son caprichosos,tienen mil amigos,no le pegan a los mas chiquitos...pero a veces me vuelven loco...un clasico:"Los voy a matarrrrrr....pero no matarrrr de mentiraaa...los voy a matar de la muerte!!!!!"
Esa frase es textual,la grito asi y se que significa y esta mal dicha por que la digo reloco y recaliente y siempre sale asi.
Yo se que no joden conmigo...pero a veces...percibo que en algun lugar hacen imitaciones mias...mi poder esta en baja?
Cariños
A
pd:que incoherencia todo lo que escribi,ni lo releeo...pero me doy cuenta que quise escribir una cosa y salio otra..
Mas Cariños
A

Alicia dijo...

A:
¿te puedo pedir un favor? aunque a veces se comploten para atormentarte, no amenaces a tus hijos con que vas a llamar a los gitanos para que se los lleven: cuando era niña una chica que nos cuidó un tiempo nos amenazaba con eso y a mí el terror me quedó de por vida. Yo entiendo: éramos cinco (cuatro variones y yo), pobre chica, la situación era desesperante, pero todavía me asustan un poco. Yo creo, llegado el caso, que se puede amenazar con algún personaje imaginario, inventado por vos, que asuste un poquito pero no demasiado y al menos tenga más onda.
besos,
Alice

meki dijo...

Ay, Ememe, que angustia esa noche... y la pérdida del libro apenas iniciado. Yo creo que fue encontrado por alguien, alguien que estaba solo y triste, esa noche de sábado, y que el libro fue una compañía. Ahora que ese alguien terminó de leerlo, seguramente lo deja en libertad para que circule, y San Antonio te lo encuentra y te lo trae. Yo le pido, si querés, a mí siempre me encuentra todo.

Anónimo dijo...

Alicia..nunca le digo lo de los Gitanos...es una imagen en mi mente.
Jamas los regalario o venderia,si podria matarlos y luego comerlos.
cariños
A

ab dijo...

Ememe, que cagada lo del libro!! yo no estoy allá pero puede husmear por acá a ver si lo encuentro....el del nudo no era "Poncio pilatos"? o me falló el recuerdo en el campo de la infancia? yo lo recuerdo así, probablemente sea un invento o un acople de dos recuerdos distintos, pero sí recuerdo a mi abuela días enteros con un pañuelo anudado murmurando por los pasillos de la casa..

A.: nuestro gran amigo Harvey Keytel limpiaba los quilombos en Pulp Fiction (porque en la anterior era el señor blanco)acudía al mismisio Tarantino para lograrlo, si la memoria no me falla, creo.

Eduardo Mangiarotti dijo...

No, era asi. Harvey Keitel hacía de "El Limpiador" en la remake yankee de "La Femme Nikita", de una chica que era entrenada para ser asesina. Era el encargado de emprolijar los asesinatos.

En "Pulp Fiction" hace de "El lobo" y ayuda a que Jackson y Travolta se emprolijen después de matar por accidente a un tipo en su auto. Y todo esto mientras están en la casa de Tarantino, que tiene que tener todo prolijo antes que llegue Daisy, su esposa enfermera.

Anónimo dijo...

Eduardo....guau!
Cariños
A

ab dijo...

Eso, Eduardo: Guau!! yo la ví hace más de diez años y creía que me acordaba...

ememe dijo...

Vieron, los que se hacen los cheroncas? Eduardo trabajará para dios pero es una masa!

Anónimo dijo...

Cheronca es una palabra muy..muy..muy de haber tirado aceite en las invasiones inglesas!
Frai Eduardo ve mucha violencia por tv....con su jefe,mientras no mire sexo,calculo que estara todo mas que ok.
Me cuesta mucho pensar que hay un solo Dios.
Y si hay uno solo..por que tiene la presion de ser bueno,omnipresente...no pude tener humor acido,ser sarcastico,medio malo....imagino que Dios es mas parecido a Keith Richards de lo que imaginamos...
No estaria mal una religion con preceptos Keithrichardisticos...a misa no iria igual,pero siempre llegaria para la comunion...no?
Cariños
A

carolain dijo...

impresionante, eduardo. y yo que pensaba que los curas no se intersaban por la cultura secular...

Eduardo Mangiarotti dijo...

¡Al contrario! Como dijo Terencio, un romano: "Soy hombre, y porque lo soy, nada de lo humano me es ajeno".

Loca xq (el mundo me hizo a)sí dijo...

¡Y después me dicen que Babe el chanchito valiente no es una película para calificar con 10!

Cómo me arrepiento de no haberla visto en cine, sólo porque nunca trajeron las prometidas copias subtituladas... Cada vez que la pasan en la tele me la quedo mirando, no importa dónde la haya agarrado. Y eso que ya la tengo en dvd.