miércoles, marzo 28, 2007

Una blumbereada pero no me importa



Los perros son tan simpáticos en el campo como aberrantes en la ciudad. Las veterinarias venden cosas monstruosas como perfume para perros, bombachas para perras, sonajeros para perritos... y esta semana, huevos de pascua para regalarle a su can!

Hay dueños de perros que son unos perversos: dejan que su animalillo garque en la vereda y a continuación se van, haciéndose los que no vieron el sorullo. Una de las ventajas de tener la edad que tengo es que no me da vergüenza tocarle el hombro al humano y decirle "Señor, se le olvidó la caca del perro". Casi todos la levantan haciéndose los indiferentes, pero no quiero imaginarme la sensación que deben tener cuando agarran la caca caliente y fresca a través de la bolsita de Coto. Guaaac!! sólo eso me disuadiría de tener un can propio.
Para enfrentar el problema en una forma organizada, hace unos años creé el movimiento NO CACA. Consiste en sacar fotos de los perros y sus dueños en infracción, imprimirlas, pegarlas en este práctico cartelito, hacer copias y pegarlas por todo el barrio. Hasta ahora nunca pude hacer coincidir la producción del sorullo propiamente dicho con la cámara lista en la mano, pero en cuanto lo logre, este movimiento cívico se pondrá en marcha.
Me siento como el ingeniero Blumberg, pero la realidad es que estoy harta de pegarme patinazos en caca fresca y de tener que caminar haciendo slalom among sorets todo el día. Hay otra cuestión: el temible toxocara canis, parásito horrendo que deja ciegos a los niñitos y que habita en esas tortas callejeras. Escribí una carta a La Nación sobre eso, como la mejor de las viejas locas de Barrio Norte, y la reacción de otros lectores fue de gran hilaridad y cinismo. Los que quieran saber sobre esa enfermedad, dirigirse a Internet. Los que quieran información de primera mano dada por una dotora diplomada, avisen y les cuento.

7 comentarios:

Gabriela dijo...

Ayer salió en el Clarinete Arquitectura un artefacto creado por un diseñador industrial argentino en Barcelona: una pala/estuche descartable para recoger los sorets catalanes. Es un plegado de cartón, en el que el recipiente hace de pala y la tapita de escoba. Y plegado del recipiente forma una manija, para evitar el contacto del calor del soruyo tibio con las manos! Lástima que no lo publican online para que puedas verlo.
En fin. La creatividad argentina al servicio del mundo.
Dice el pibe que las veredas de Barcelona también son un desastre.

meki dijo...

Ememe, no sabía lo del toxocara canis... me gustaría leer más sobre el tema!
Me das permiso para copiar tu modelo de cartelito y salir en la cruzada 'no caca'?

ememe dijo...

meki,
sería buenísimo que en otros barrios alguien lo hiciera. También cada uno puede hacer un cartel distinto, porque a éste le puse un texto para chicanear a los tilingos que creen que los sucios son los cartoneros. En otros barrios tal vez habría que poner otro texto. Pero si este te parece bien, copialo, dale, y creamos esa cruzada, que en realidad todavía no empezó.

ememe dijo...

gabriela,
en todo el mundo se han creado sistemas ingeniosos pero acá ninguno se puso en práctica. De la Rúa hablaba siempre del congelador de soretes portátil que iba a revolucionar la historia del cago perruno pero eso jamás existió.

meki dijo...

Yo vivo en Barrio Norte, por eso será que encuentro este texto perfecto, perfecto. He visto mucha gente en este barrio ir regando los soretes de sus perros a los cuatro vientos, y después despotricar sobre lo sucio que dejan todo las bolivianas que venden verdura en la vereda, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Voy a meterme en esta cruzada.
Cariños
A

dholo dijo...

habria que intervenir belgrano, que es de los peores junto con barrio norte.
venceremos.