viernes, marzo 02, 2007

Mi caja de postales cerrada



Este valijín de madera era de mi prima cuando era muy chica. Contenía un rompecabezas de cubos con el que se podían formar seis imágenes distintas. Una es la que está pegada en la tapa. Un día la heredé y desde entonces la usé como cartera. Era muy incómoda: me pegaba valijazos en las rodillas y se abría caprichosamente en cualquier momento. Una noche se abrió en un cine y me perdí media peli campeando mis pertenencias entre los pies de la gente. Después empecé a usarla para guardar postales y papelitos queridos.

5 comentarios:

Gabriela dijo...

Exquisitez total.

Anahí Lazzaroni dijo...

Me encanta el nombre que le pusiste a la etiqueta de este post.

ememe dijo...

sí, anahí, lo agrupé en notas de moda pero me parece que tengo mezclada la moda con la nostalgia y las pequeñas cosas ridículas.

Anahí Lazzaroni dijo...

Ahí está la gracia del nombre del post.

Loca xq (el mundo me hizo a)sí dijo...

ay, yo tenía un rompecabezas de cubo como esos! qué nostalgia!