lunes, septiembre 11, 2006

Más de Chinatown


Venden resmas de fideos y los exponen de una manera muy atractiva. Da ganas de comprar varios cilindros y de comer sólo eso durante meses. Por alguna razón, la zona fideo atrae perversos. Yo soy una de ellos. No puedo resistir la tentación de hundir el dedo en el hato y cuando lo hago me da risa. La señal de dedos previos es como como un graffiti, como un mensaje en código de otros degenerados anónimos. Es algo vergonzoso como jugar al doctor, pero además es un abuso porque los pobres fideos no pueden defenderse.

2 comentarios:

Ceci dijo...

ESOS SON FIDEOS??? INCREIBLE! En realidad colocar los fideos de esa manera y poner un cartel que diga "tocame tocaaaaaame", es lo mismo!
aaah cuantos pequeños placeres de la vida cotidiana:
- apretar los envoltorios de plástico, esos que tienen como burbujitas
- hundir el dedo en las velas de gel
- el clásico de meter la mano en las lentejas (legumbres en gral)
- ¿vieron esas esponjas que sirven para decoración con flores de plástico? Sirven para hacer centros de mesa... si no lo probaron...adelante!

Minerva dijo...

Qué identificada me siento! Seguro que entre esos dedos marcados alguno era mío, tampoco puedo resistir la tentación, es demasiado. Lástima que en algún momento ya no queda más lugar para agujerear los paquetes, si no, nadie podría desprenderme de ahí.