domingo, febrero 04, 2007

panzada de gazpacho


A mi chico le pierde el gazpacho. Hoy le hice uno a la sevillana y lo comimos bien frío en el balconette mirando las nubes grises que vienen anunciando una lluvia que no termina de llegar. Cuando tomábamos el gazpacho nos acordábamos de cuando conocimos el salmorejo. Era en Sevilla, hace cinco o seis años. Ibamos a almorzar casi siempre a un restaurancito marginal muy rico y veíamos en el menú un plato llamado SALMOREJO. Pensábamos que era un pescado, como un salmón cruzado con abadejo. Como estábamos muy entretenidos explorando las sopas de almendras y las sopas de ajo, no lo pedíamos. Después de varios días se nos ocurrió preguntarle al mozo qué era. Nos dijo: -Pues es como un gazpacho pero más rico. Mi abuela lo hacía con lo que quedaba del gazpacho en el fondo de la olla. Daba mucho trabajo. Yo la ayudaba a moler todo en el mortero, hasta que salió la Turmi... cuando salió la Turmi su vida fue un reír y cantar! Tardamos unos minutos en entender qué era la Turmi. Entonces pedimos salmorejo y nos gustó terriblemente. Es como un gazpacho pero con grandes cantidades de aceite de oliga, una bola líquida de aceite emulsionado con tomate y mucho ajo. Después compramos un libro de cocina y en casa hicimos los gazpachos y los salmorejos más deliciosos.

1 comentario:

Comer, hablar, amar dijo...

Hola, acabo de lanzar un meme para ver que le echa cada uno al gazpacho. ¿te animas a poner los ingredientes de tu receta sevillana?