lunes, enero 08, 2007

Acuerdos muertos


Si no salía del río
quería sentarse en el medio,
sentarse sobre mí.
Es como detener contra años
en el centro un acomodo,
nunca a un lado,
como ponerlo en soledad del corazón,
en lo más manso,
como pensar que todavía ayudarnos
a los que están cansados.

Recuerdo repugnante
y destinos dobles en recuerdo.
Nada menos sobre Guillermo sentarse.
Como sentarse sobre el brillo por los saldos.
Tiene caballos Duncan Amador y
necesita las bases campesinas.

Común y plantones en esos dos años.
Los restos del negocio del amanecer
y unos candidatos con rasgos descendientes brasileños
les provocaron hijas y nacieron cuchillos.

Se pueden contar por el medio,
contar por alimentos.
No son iguales los insecticidas,
de millones de años a estos procedimientos asesinos,
con las manos abiertas y mirando las ciencias.

De qué dos delitos, las rodillas vistas blancas.
Negro, el patrón se lo curó mirando el aire
por hablar de deportes de 8 a 3
bajo el cielo gris perla súbita del cielo.

Hubo desarrollos unitarios,
se acerca julio y me dice qué trabajo será el agua
para pasar debajo de la piedra.
Mejores diez, un camino, las cívicas celestes en la noche.
Qué trabajo será el agua,
qué trabajo será el hombre.

4 comentarios:

ememe dijo...

Otra vez quedó en un cuerpo más chico la última línea y esta vez tampoco es un recurso. Es este programa choto que me vuelve loca.

Anónimo dijo...

Ese programa que te vuelve loca...hoy lo quiero!!!
Cariños Infinitos
A

Anónimo dijo...

Ese programa que te vuelve loca...hoy lo quiero!!!
Cariños Infinitos
A

Crab dijo...

Hoy estoy apurado. En un par de días prometo enseñarte.