sábado, enero 13, 2007

Ahora un calzón


Hoy a la mañana encontré este calzón en la vereda, en Pueyrredón y French.
Será del dueño de las zapatillas azules?
Es posible que alguien se saque el calzón por la calle? Una posibilidad es que el dueño se haya cagado, pero lo curioso es que parece limpio, sin uso; no parece cagado y ni siquiera sudado.
Mi mente detectivesca me sugiere que quizás se haya desprendido de una soga de ropa lavada porque hoy había mucho viento.
Ésa puede ser una explicación tranquilizante, pero para las zapas azules todavía no encuentro ninguna.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

muy lindos relatos, ememe. ¿cómo está el botánico? hace años que no entro, los gatos me inhiben un poco... (bueno, no exactamente los gatos) ¡qué miedo la víbora!

rojo y azul combinan bien, así que en una de esas se trata de un solo dueño. tal vez el dueño de las zapatillas se había ido a caminar descalzo un rato, a buscar nuevas sensaciones para sus pies...

carolain

Anónimo dijo...

Tengo un par de amigos que son capaces de sacarse el canzoncillo en plena calle

ememe dijo...

Carolain,

el Botánico está precioso.
Durante muchos años estuvo abandonado y sórdido, invadido por gatos famélicos, por viejas desquiciadas que les daban comidas inmundas en bolsitas de nylon y por dealers de muy baja categoría. También había mucho intercambio gay marginal, revolcones entre las plantas y miradas equívocas. Todo eso hacía sentir incómoda a la gente seria y elegante como yo.
Ahora está lindo en serio: reciclaron el pabellón de vidrio y las otras construcciones y cuidan las plantas. No hay forros en el piso ni diarios viejos revoloteando. Por supuesto, es parte de la campaña que está haciendo Telerman para ser electo, asi que tanto si gana como si pierde, en cuanto pasen las elecciones van a dejar venir todo abajo otra vez (él porque ya no le será útil como imagen; el otro porque como no es su proyecto va a ser condenado al abandono)

ememe dijo...

Anónimo,
para qué se sacan los calzones en la calle tus amigos? Sólo para dejarlos en la vereda de Havanna? Decime qué hacen sin calzones por la calle, porfi, que me intriga.

Anónimo dijo...

En alguna noche de desborde cuando se dedican a perseguir muchachos

Anónimo dijo...

ah, ya me parecía. se me hacía difícil imaginar la lectura en medio del jardín botánico que yo recuerdo... tal vez pueda verlo en el invierno. qué lástima que las cosas funcionen así.

carolain (o carolaina como me dicen algunos acá, una de las múltiples deformaciones que sufre mi nombre en tierras foráneas.)

ememe dijo...

Ah, entonces puede ser, porque los viernes y los sábados a la noche por esta zona se arma un putódromo maravilloso que llega desde Peña hasta Arenales y desde Pueyrredón hasta Callao. He visto a Sebreli un sábado a la noche llevando en los brazos un enorme ramo de lirios acompañado por un jovenzuelo tucumano. Fue la primera y única vez que ví a Sebreli sonriendo y caminando con agilidad, no con cara de orto y torcido como una cucaracha mal pisada, como suele hacerlo.
Tal vez el calzón colorado sea de él.

ememe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ememe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ememe dijo...

Ven que este programa del orto a veces publica los comments varias veces? Y ahora ni siquiera tiene el tachito de basura para tirar los repetidos. Lo odio.

Anónimo dijo...

¿Cómo sabés que el chico era tucumano?

ememe dijo...

Bueno, o correntino o entrerriano. Pero conozco tantos tucumanos lindos que siempre creo que son de Tucumán los chongos más bonitos. También es un homenaje a mi Rosita La Tucumana. A él le gusta así.

Anónimo dijo...

Me parecía que usabas la palabra "tucumano" como sinónimo de provinciano.

Ahora falta averiguar si el calzón rojo es de Juanjo Sebreli y , de ser suyo, si lo compró o se lo regalaron

Lolamaar dijo...

no podía ser un calzón nuevo caído de una bolsa?
igual, esto de que un personaje encuentre objetos caídos que no suelen caerse es como de película, como amelie que iba con sus duendes por el mundo, o la chica de "soy linda?" que tiraba su cartera por ahí.
esto quiere decir que quiza robe esto en algún momento...

Anónimo dijo...

Acabo de confirmar que el muchacho que estaba con Sebrelli es, de hecho, tucumano,.

Lo tiene Beatriz Sarlo colgado de su blog.

En Buenos Aires cada vez menos se consiguen los tucumanos. Afortunado JJ. El calzón está reservado ya. Había uno negro igual pero lo regalaron.




Actitud María Tarta

ememe dijo...

No me imagino a Sebreli con un boxer de algodón colorado. Debe usar slips animal print.

Anónimo dijo...

Cuanto hemos hablado del calzón rojo.

Anónimo dijo...

En esa zona esta esa leyenda.
Te encontras un calzon rojo,te agachas a por el...y de golpe una delicia tucumana en tu espalda sentiras.
El dia que pase a la homesexualidad(los angeles vaticanos em llevan),nunca me voy a presentar como :"soy gay".Dire:"soy trolo".Me parece una palabra mas linda,mas descriptiva.
Cariños
A

Crab dijo...

Tiene razón el anónimo anterior: los temas escandalosos provocan mucha mayor cantidad de comentarios (esto me lo dijo una vez Marina Marisch, que tiene un interesante blog, "Distracción Masiva", que recomiendo, y gracias al cual conocí éste).
¡Basta de calzones! Un post inteligente de MM se convirtió en interminable intercambio de cotorreos.
Lo que los chicos de El Colegio (en su CNBAForo.com.ar, que también recomiendo) llaman "desvirtúe".

Anónimo dijo...

Uy..El Colegio esta siempre prsente.Que onda?Matrix?Se ven mochilas tuneadas?Se añoran los 70s?los 60s?se escucha The Who?
Cariños
A

Anónimo dijo...

una vez entre a Clasica y moderna y estaba Sebreli con el staff fijandose como acomodaban sus libros para la venta y es verdad..tenia cara muy amargada,como si estuviese comiendo un sugus sabaor sorete.
Post sobre el Colegio ya!!
Cariños
A

ememe dijo...

Lo más notable del personaje es que anda siempre torcido como si tuviera una lesión insoluble en la espina dorsal. Siempre me dió mucha pena porque esa forma de caminar, sumada a la cara de ojete, me hacía pensar que sufría mucho. Pero aquella noche lo ví andando a saltitos, derecho como un junco, con una expresión esperanzada y luminosa en pos del chongo y me dí cuenta de que lo otro es una actitud, un mensaje a la sociedad, una forma de comunicar el desagrado que le produce estar en contacto con los vulgares humanos.

Crab dijo...

Una lanza por Sebrelli:
Lo conozco personalmente. Tiene verdaderos amigos que no son chongos, que lo estiman y consideran.
Es una mente brillante, con quien disfruto mucho discutir, aunque siempre resulto derrotado.
La tragedia de los homos que llegan a viejos es la soledad.
Eso puede que en parte le dé ese aire de tristeza que trasluce ahora, pero mantiene siempre su fino y acerado humor.
También es cierto que tiene la sensación de ser un poco superior a la mayoría de la gente (le pasa a muchos, ¿no?), y lo hace notar, sobre todo si el otro se lo merece.
Pero si se logra penetrar (en el buen sentido, ojo) su coraza, es una buena persona, de la que uno puede hacerse amigo y con la que puede tener agradables conversaciones, como tenemos nosotros aquí.

Crab dijo...

Olvidé agregar: con los comentarios sobre Sebrelli, ¿no estamos siendo un poco discriminatorios?

ememe dijo...

crab,

¿qué quiere decir "la tragedia de los homos que llegan a viejos"? ¿Estadísticamente los homosexuales tienen una expectativa de vida menor que los heterosexuales? ¿Viven una vida de riesgo o de infelicidad que los hace más vulnerables?
Casi todos los que yo conozco la pasan bomba una vez que descubren y viven su identidad sexual. Son más felices que los heterosexuales que andan acarreando niñitos moqueantes, soportando ex maridos pesados o ex mujeres exigentes. ¿Nunca viste a las parejas heterosexuales jóvenes que salen los domingos con uno o dos nenes a cuestas? ¿No viste la impaciencia que se tienen, la distancia que hay entre ellos, la sensación de estar presos que transmiten? Esa imagen no es nada frecuente en las parejas homosexuales.
Por otra parte, ¿la tragedia de la soledad te parece privativa de la gente homosexual? ¿Nunca viste a los viejos heterosexuales solos, profundamente desgraciados con sus pantuflitas en la plaza?
Con respecto a la verdadera personalidad de Sebrelli, no lo dudo: debe ser un encanto rodeado de la gente que le parece digna de estar cerca de él. Yo opino de lo que veo por la calle en mi vagabundear haciendo birdwatching y te aseguro que es como te lo cuento.
Last but not least: no me parece que estemos discriminando a nadie. Yo admito que discrimino y detesto a la gente que no tiene humor, que ostenta una cara de orto permanente y que se siente molesta por tener que compartir el mundo con los demás. Y esa actitud tampoco tiene que ver con las preferencias sexuales, ni con la edad ni con la historia personal ni con la situación económica. Es toda la discriminación que hago entre la gente que me gusta y la que no.

Crab dijo...

Tenés razón en todo lo que decís, pero que no invalida lo mío. Quizás no me expresé con la debida precisión.