sábado, enero 13, 2007

Culebrilla en el Botánico II

Íbamos hacia la salida caminando despacio sobre las piedritas resbalosas que se meten entre los dedos si uno tiene sandalias y dentro de los zapatos si uno tiene zapatos. Hablábamos en grupos y en voz baja porque todavía estábamos impresionados porque una señora presa de un brote de psicosis paranoica nos había interpelado (en la acepción vulgar, no en la puaner del término) a los gritos después de la lectura. Pretendía alertar a los jóvenes acerca de la amenaza que representan los medios, los blogs, el periodismo, el peronismo y el poder económico judío. Algunos bienintencionados argumentaron un poco al principio pero rápidamente se dieron cuenta de que estaba desequilibrada y empezaron a desbandarse con disimulo. Ella iba levantando la voz, enardeciéndose, acercándose a un punto de autocombustión del que es aconsejable estar bien lejos.
Caminábamos con El Monstruo del Lago Ness detrás de su mamá, hablando de madres y de abuelas y de cómo es necesario morirse un dia pero cómo duele. Gatos variopintos nos observaban desde el pasto y desde los bancos de cemento con miradas despectivas, amenazantes, aburridas. De repente apareción un mini gato blanco y negro caminando con torpeza entre nuestros pies. Nessie lo levantó poniéndole la mano bajo la pancita y enseguida lo dejó porque sintió que tenía el corazón muy acelerado. Cuando estábamos llegando a la puerta el bebé de gato se acercó otra vez a nuestros pies, medio curioso o medio confundido. Todos teníamos miedo de que nos siguiera hasta la pizzería Kentucky, pero por suerte se volvió con su familia de gatos de todos los colores y miradas.

12 comentarios:

Rufián Melancólico dijo...

Resulta curioso y divertido al mimso tiempo saber ahora, que estuve en el mismo lugar ayer y que vi las mismas cosas y no tener ayer, ni la menor idea de que eras la que escribe este blog.
Recuerdo aquella vieja discusión en este blog por la charla en el Malba y me da algo de gracia.

ememe dijo...

Ah, sí, ayer nos conocimos con lolamaar y con emapeel. Podríamos habernos conocido también vos y yo y seguro que nos hubiéramos caído bien a pesar de las guarradas que nos dijimos en aquellos comments. Yo estaba adelante(demasiado adelante; hubiera querido estar atrás para observar y no ser observada), con un traje blanco y una remera verde con paillettes. Y vos cómo eras?

Rufián Melancólico dijo...

Parece que fue una reunión cumbre blogger-interpretador.
Estaba todo de negro y caminaba al lado de Seba Hernaiz y creo, Hernán Sassi.
Lo bueno del insulto por blog es que todo queda en el olvido rápidamente...

ememe dijo...

Mmm, me pareció verte pero no te registré, qué pena! Vos me ubicás ahora? La señora mashor rubia que iba con Nessie por el Botánico y con Juan y Damián por la calle?
Te parece que nos insultamos? Yo creo que no te insulté: en algunos momentos me pareciste un poco ridículo, nomás.

Crab dijo...

Rufián, perdona, pero qué manera de hacerte bolsa con eso de ridículo. Y qué manera irreprochablemente elegante de insultar.
Además, ridículo, "nomás" (o sea, ni siquiera otra cosa más).

ememe dijo...

Crab, el Rufián se da cuenta solo. Explicarle lo que le dije sí es una manera elegante de insultar.

Crab dijo...

Como decía El Principito: on sait jamais.

Rufián Melancólico dijo...

Considero a la ridiculez mi forma particular de esnobismo.

ememe dijo...

Totalmente de acuerdo, Rufián. También yo soy muy ridícula muchas veces y cuando me lo hacen saber me da risa. Mil veces mejor la ridiculez que la solemnidad.

Anónimo dijo...

Fue una cumbre de ..no se bien que,pero fue una cumbre.
Que buen final con la loca interpeladora.
Ese momento en que uno esta hablando con alguien..y se da cuenta que esta loco...ese momento el loco lo debe disfrutar bocha.
No se habria escapado del Colegio esa señora?
Cariños
a

EmmaPeel dijo...

un placer haber compartido esa tarde (incluso a la loca)
Besos y hasta la próxima!

Tatiana dijo...

Hace poco descubri este blog y recien ahora que lo estoy leyendo entero y decorrido de pe a pu, me doy cuenta quien es! Yo estuve ese dia en la lectura de Juan, de hecho yo tambien anadaba escapando de la vieja psicotica.

Saludos y muy lindo su blog, eh?