lunes, enero 01, 2007

Enero otra vez


Ahora viene lo bueno: todos los lemmings se van a hacer cola a los aeropuertos y a los restaurantes de la costa y nos dejan la ciudad vacía.

Creo que así empezó este block, con un post sobre lo lindo que es enero en la ciudad. (Eso quiere decir que cumple un año. Debería festejarlo?)

Empecé enero y el año caminando y correteando un poco. Salí a las 11 -mala hora- y volví a las 12 con dos kilos menos, sin potasio y sin magnesio en la sangre, medio deshidratada. Cuando yo salía, los caminadores responsables ya volvían. En la calle sólo había malhumorados paseando perros.

Al volver subí la escalerita que lleva a Gelly y Obes y recorrí esa cuadra que conecta con Galileo. Se oían guarañas, chamamés y cumbias. Los garages estaban abiertos y todos los porteros estaban en la calle conversando entre ellos. Algunos hurgueteaban dentro de autos sacudiendo alfombritas o investigando los motores, como les gusta hacer a todos los hombres normales cuando es feriado. Todos tenían la radio prendida a todo dar aprovechando que los dueños de los departamentos están en Punta del Este o en el campo. Ese pedacito de calle era como de otro barrio hoy a la mañana.

Cuando llegué hice un agüita de duraznos y damascos y la puse a enfriar en una jarra grande en la heladera.

2 comentarios:

Lolamaar dijo...

mis pedidos son siempre los mismos:
cómo hacés la agüita de duraznos?
el otro día mi hna hizo una de pepino y otra de perejil. raras, pero ricas.

ememe dijo...

Se lavan y se cortan en pedazos medianos 3 duraznos, 5 damascos o 4 ciruelas. Mejor, combinar esas tres frutas o dos,las que tengas. Los carozos se tiran.
Se hacen hervir los pedazos de frutas en un litro de agua durante media hora a fuego suave. Se deja enfriar con la olla tapada. Se cuela. Cuando está frío se endulza con edulcorante líquido o con azúcar o con miel. Se deja en la heladera hasta que esté bien frío.
El jugo de pepinos o de perejil que hace tu hermana debe ser más bien jugo, que se hace con esas máquinas que aparecen en Sprayette, las que muestra el viejo maquillado con dientes postizos. Yo la tengo y en verano me clavo unoa monstruosos jugos de zanahorias con tomate, o de cosas verdes, que parecen gremmlins licuados. Son buenísimos, llenos de vitaminas y cero engordantes.